elnuevodiario.com.ni
  •   Ciudad de Panamá  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Indígenas y campesinos panameños cerraron este lunes el tránsito en la carretera Interamericana para pedir la cancelación definitiva de un proyecto hidroeléctrico financiado por bancos europeos, tras la suspensión del diálogo que mantenían con el gobierno.

"Acabamos de llegar a la entrada del proyecto de Barro Blanco y hemos procedido inmediatamente al cierre de los cuatro carriles de la vía Interamericana", dijo a la AFP Ricardo Miranda, uno de los líderes de las protestas.

"Estaremos aquí hasta que venga el presidente Juan Carlos Varela y proceda a decir que el proyecto de Barro Blanco se cancela", añadió Miranda.

Según testigos, unos 200 indígenas, que venían manifestándose desde distintos puntos del área, bloquearon el tráfico en la vía que une a Panamá con Costa Rica, a la altura de la entrada al proyecto hidroeléctrico, en la localidad de Tolé (suroeste).

Indígenas Ngäbe-Buglé y campesinos panameños rechazan el proyecto Barro Blanco, ubicado en la provincia occidental de Chiriquí, porque temen perder sus tierras y la destrucción del río Tabasará.

Este proyecto hidroeléctrico, financiado por los bancos DEG (Alemania), FMO (Holanda) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), fue cancelado temporalmente en febrero por el gobierno panameño por incumplimiento de los estudios de impacto ambiental.

Tras la suspensión, se inició un diálogo auspiciado por las Naciones Unidas entre el gobierno, indígenas y la empresa, para llegar a un acuerdo sobre el proyecto, cuya construcción lleva un avance del 96%.

Sin embargo, los indígenas dicen sentirse "burlados" por el gobierno de Varela y han convocado manifestaciones y cierres de vías.

"Tienen que ir al diálogo. Nosotros recibimos ese proyecto con mas del 96% de avance y esto tiene que resolverse por la vía del diálogo", dijo el presidente este lunes.

"Estamos luchando por nuestra agua y el conflicto de Barro Blanco no se va a solucionar sobornando a nadie ni ofreciendo migajas ni millones, se va a solucionar cancelando definitivamente el proyecto", manifestó Miranda horas antes al canal Telemetro.

Sin embargo, una cancelación definitiva podría acarrear demandas millonarias contra el Estado panameño, ya que, según las empresas nacionales que realizan el proyecto --Generadora del Istmo S.A. (Genisa) e Hidráulica de San José--, las pérdidas podrían superar los 130 millones de dólares.

Una vez en funcionamiento, la hidroeléctrica produciría 28 megavatios, según sus responsables.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus