•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los defensores del clima celebraron ayer el llamamiento sin precedentes del papa Francisco a actuar de forma urgente contra el calentamiento global, a menos de seis meses de la conferencia de París.

En su larga encíclica sobre “el cuidado de la casa común”, el pontífice presiona a los dirigentes del mundo y, sobre todo, de los países ricos, reclamando “acuerdos internacionales urgentes”, una revolución económica y moral para luchar contra el cambio climático y reducir la desigualdad.

Sus palabras podrían convertir el tema del clima en una obligación moral para numerosos católicos y reforzar la movilización a favor de un acuerdo ambicioso bajo los auspicios de la ONU en la capital francesa, en diciembre venidero.

Con unos 1,200 millones de católicos en el mundo, la encíclica del papa puede tener un alcance muy importante, especialmente en las regiones donde el pontífice goza de gran influencia, como América Latina y Asia.

A la conciencia colectiva

“El papa inyecta un poderoso elemento moral en un debate que suele estar estancado en la ciencia, la política, la economía”, opina Elliot Diringer, del instituto estadounidense Center for Climate and Energy Solutions (C2ES).

“Le habla a nuestra conciencia colectiva. Seguramente no conseguirá convencer a muchos escépticos, pero sensibilizará a mucha gente sobre los desafíos y la emergencia”, añade.

En sus 192 páginas, la encíclica contiene elementos precisos y respaldados por la ciencia sobre el papel del hombre en el calentamiento climático y el impacto de las energías fósiles.

El documento será parte del mensaje que transmita la Iglesia católica en sus parroquias y podría incitar a varias diócesis a unirse a un amplio movimiento de desinversión en los combustibles fósiles, según la organización 350.org, que inició esa campaña.

Inversiones católicas

En los últimos meses, decenas de instituciones religiosas, desde el Consejo Mundial de Iglesias hasta la Iglesia de Inglaterra, retiraron sus activos invertidos en compañías gasísticas o petroleras.

“Esperamos que la encíclica lleve a las comunidades católicas del mundo a mirar cómo sus propias inversiones pueden financiar a veces el calentamiento climático”, explica Ellie Roberts, de la asociación cristiana Operation Noah. El mensaje del papa “podría tener una influencia significativa sobre la política de los partidos conservadores en lugares, desde Australia hasta Estados Unidos”, considera Neil Ormerod, profesor de teología del Australian Catholic University.

Sin embargo, en EE.UU., donde los escépticos del cambio climático son muy activos, la encíclica ha suscitado reacciones críticas de varios republicanos, incluido el posible candidato a la Casa Blanca Jeb Bush, católico, según la prensa norteamericana.

  • En Estados Unidos, donde los escépticos del cambio climático son muy activos, la encíclica ha suscitado reacciones críticas.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus