•   Brasilia, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Policía brasileña detuvo ayer a los presidentes de Odebrecht y Andrade Gutiérrez, dos gigantes de la construcción que trabajan en la infraestructura olímpica de Río-2016, por el escándalo de corrupción en Petrobras.

En una operación que incluyó 220 efectivos, las fuerzas de seguridad realizaron arrestos en Sao Paulo, Río de Janeiro, Minas Gerais (sudeste del país) y en Río Grande do Sul (sur), entre los que estuvieron el de Marcelo Odebrecht, al frente de la firma que lleva su apellido, y el de Otávio Azevedo, jefe del conglomerado Andrade Gutiérrez.

“No tenemos duda alguna de que (las compañías) Odebrecht y Andrade Gutiérrez capitaneaban un esquema de cartel dentro de Petrobras”, dijo el procurador Carlos dos Santos Lima en una rueda de prensa, en la que señaló que tenían pruebas de un sofisticado esquema de pagos ilegales a exdirectivos de Petrobras en el extranjero, mayormente Panamá, Suiza y Mónaco.

Millonarios sobornos

El delegado policial Igor Romario de Paula calculó que los sobornos podrían sumar el equivalente a unos 230 millones de dólares, según los datos aportados por personas involucradas en la causa, que colaboran con la Justicia a cambio de una reducción de sus condenas, entre ellos exdirectivos de Petrobras.

“Usando de base el 3% usualmente mencionado por los delatores daría casi 210 millones de reales de Andrade Gutiérrez y 510 millones de Odebrecht”, señaló en referencia al porcentaje del valor de los contratos multimillonarios que habrían sido desviados de acuerdo con las confesiones ya registradas por la Policía y la Fiscalía de la República.

El juez Sergio Moro, quien tramita la causa, ordenó congelar los activos en cuentas bancarias e inversiones financieras de los detenidos, incluyendo los de los presidentes de Odebrecht y Andrade Gutiérrez, que quedarán a disposición del magistrado en prisión preventiva.       

Durante la jornada se cumplieron 11 de las 12 órdenes de detención que fueron emitidas, entre ellas la de Paulo Roberto Dalmazzo, un ejecutivo de Andrade Gutiérrez.
Esta nueva fase de la “Operación Lava Jato” (lavadero de autos), que reveló una gigantesca red de sobornos ligados a la política que le costó más de 2,000 millones de dólares a Petrobras, investiga los delitos de “formación de cartel, fraude en licitaciones, corrupción, desvío de fondos públicos y lavado de dinero”, según un comunicado divulgado por la Policía.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus