•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El joven blanco, detenido por el tiroteo en una iglesia de la comunidad negra de Charleston (EE.UU.) que causó nueve muertos, fue acusado ayer de asesinato, lo que puede acarrearle la pena de muerte tras confesar la autoría del crimen, que aparentemente cometió para iniciar una “guerra racial”.

La Policía de Charleston (Carolina del Sur) anunció que Dylann Roof, de 21 años, está acusado de nueve cargos de asesinato y otro de posesión de arma de fuego para cometer un crimen violento.

Detenido horas después del tiroteo en el vecino estado de Carolina del Norte, el joven ha confesado que fue él quien disparó el miércoles por la noche contra un grupo de personas que participaban en una lectura de textos sagrados en la iglesia Africana Metodista Episcopal (AME) de Charleston.

En la audiencia de lectura de cargos a través de una videoconferencia, el juez fijó ayer para el 23 de octubre la próxima vista y el acusado respondió a las preguntas sobre su edad, dirección y situación laboral, sin hacer más declaraciones.

El juez estableció una fianza de 1 millón de dólares para Roof por el cargo relacionado con la posesión de arma de fuego, pero se la negó por los de asesinato, y permitió hablar a familiares de las víctimas del tiroteo presentes en la sala.

Fueron amables

“Te perdono”, dijo uno de los familiares. “No hay espacio al odio”, comentó otro.

Seis mujeres y tres hombres, entre ellos el pastor de la iglesia y senador estatal Clementa Pinckney, murieron en el tiroteo y, según el relato de uno de los tres supervivientes, Roof justificó su acción diciendo que los negros se están “apoderando” de EE.UU.

Fuentes cercanas a la investigación indicaron ayer a la cadena NBC que Roof explicó a la Policía que estuvo “a punto” de no disparar porque los feligreses, con quienes estuvo rezando durante una hora antes del tiroteo, fueron “muy amables” con él.

Sin embargo, finalmente el joven decidió que tenía que “seguir adelante con su misión”, según esas fuentes.

Otros medios como la cadena CNN afirman que, al confesar el ataque, Roof explicó que su objetivo era incitar nuevas confrontaciones raciales en el país.

Las autoridades federales estadounidenses están investigando la masacre como un acto de “terrorismo doméstico”, informó el Departamento de Justicia.

ONU condena

La ONU condenó ayer la matanza en una iglesia metodista de Carolina del Sur (EE.UU.), que dejó nueve muertos y urgió a las autoridades a aprobar medidas para detener la violencia y la discriminación contra los afrodescendientes.

“Ofrecemos nuestras más sentidas condolencias al pueblo de Estados Unidos, especialmente a los familiares y amigos de quienes fueron asesinados mientras rezaban en la iglesia”, dijo el grupo de trabajo de la ONU sobre afrodescendientes en un comunicado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus