•   Charleston  |
  •  |
  •  |
  • EFE y AFP

Residentes de Carolina del Sur, todavía sacudidos por el inimaginable asesinato de nueve afro-estadounidenses en una iglesia, organizaban protestas ayer a lo largo del estado, expresando su angustia, rabia y deseos de cambio.

En la capital estatal, Columbia, los manifestantes programaron una marcha contra la bandera de guerra confederada, para muchos un símbolo del racismo todavía vigente en la región.  

En una ceremonia en memoria de los nueve feligreses negros muertos por un supremacista blanco en una tradicional iglesia de Charleston, era evidente la indignación contra el despliegue de la bandera confederada en la capital, objeto de controversia desde hace años.  

Los manifestantes programaron reuniones al final de la tarde del sábado frente al edificio de la legislatura, donde permanece desplegada la bandera desde la época de la Guerra Civil. Solamente la legislatura puede decidir arriarla, según funcionarios estatales.

“Dejar atrás el racismo”
“Es hora de dejar atrás ese símbolo de la rebelión y el racismo, y avanzar para restañar las heridas y hacia un Estados Unidos mejor”, exhorta una petición en línea de la organización de izquierda MoveOn.org, que recogió 320,000 firmas hasta el momento.

Las banderas estadounidense y de Carolina del Sur fueron colocadas a media asta luego de la masacre del último miércoles en la iglesia Africana Metodista Episcopal Emanuel, una de cuyas víctimas fue Clementa Pinckney, pastor y senador demócrata estatal.

Otra protesta se programó en Charleston, lugar de la tragedia, convocada por el movimiento Black Lives Matter (Las vidas de los negros importan).

Control de armas
Dylann Roof, de 21 años, fue acusado formalmente el viernes de nueve cargos de asesinato por el ataque, mientras las autoridades federales investigan la matanza como un posible acto de “terrorismo doméstico”.

La masacre ha reavivado también el debate sobre el control de armas en Estados Unidos, con un claramente frustrado presidente Barack Obama llamando nuevamente a una mayor regulación en la venta de armas de fuego para evitar este tipo de “muertes sin sentido”.

Parientes afligidos de las nueve víctimas expresaron con la voz quebrada su tristeza, pero dijeron “perdonar” a Roof, durante una audiencia en un tribunal en Charlestone en la que se ordenó su detención sin fianza.

La masacre ha reavivado también el debate sobre el control de armas en Estados Unidos. El presidente Barack Obama pidió más regulación.

Aparecen fotos del asesino y un manifiesto

ODIO • Medios estadounidenses se hicieron eco ayer de un sitio de internet con fotos del asesino múltiple de la ciudad de Charleston, Dylann Roof, donde aparecen fotos suyas y que incluye un manifiesto racista que podría ser de su autoría.

El sitio lleva el nombre de “Last Rhodesian” (el último rodesiano), en referencia a la antigua república de Rodesia, donde imperó un régimen racista gobernado por la minoría blanca, hasta que en 1980 se convirtió en Zimbabue.

Según el diario The New York Times, no está claro si el manifiesto que incluye el sitio fue escrito por Roof, el autor confeso de los disparos que el miércoles pasado terminaron con la vida de nueve personas en una iglesia de Charleston (Carolina del Sur).

El sitio incluye una fotografía de Roof amenazando a la cámara con una pistola, otra donde está armado y portando una bandera confederada y una más en la que sale retratado quemando una bandera estadounidense.

En otra de las tomas aparece una pistola con siete balas, una Glock calibre 45, el mismo modelo que, de acuerdo con las investigaciones, fue el que utilizó Roof para el asesinato múltiple de Charleston.

El sitio da acceso a un texto de cuatro folios en los que el autor expresa conceptos racistas, muestra su “odio” contra la bandera estadounidense y termina con “una explicación” sobre acciones que no precisa. En uno de los últimos párrafos, el autor sostiene que ha elegido Charleston para sus acciones “porque es la ciudad más histórica” de su estado y porque llegó a tener la mayor proporción de población negra frente a los blancos.

También lamenta que en su región ya no haya “skinheads” ni un “KKK real” y que los principios racistas de esos grupos violentos solo son trasladados a internet.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus