•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Petrobras, la petrolera brasileña controlada por el Estado, informó el lunes que recortó en 37% su plan de inversiones 2015-2019 a 130.300 millones de dólares, como parte de sus esfuerzos por recuperarse tras un gigantesco escándalo de corrupción.

La anterior previsión para el ciclo 2014-1018 era de 220,600 millones de dólares, lo que implica una monumental reducción de 90,300 millones de dólares.

"Las inversiones fueron reducidas en 37% comparadas con el plan anterior", dijo en un comunicado la compañía, que asumió pérdidas por más de 2,000 millones de dólares en 2014 debido a contratos amañados que enriquecieron a jerarcas de la empresa, a decenas de políticos y desviaron fondos para varios partidos.

Fuertemente endeudada, la mayor empresa de Brasil aprobó un nuevo plan de negocios y gestión que prevé desinversiones por 15,100 millones de dólares para 2015-2016 y "esfuerzos en reestructuración de negocios, desmovilización de activos y desinversiones adicionales, que totalizan 42,600 millones de dólares en 2017-2018", según señaló en un comunicado.

El llamado "Petrolao" ya puso en prisión a los presidentes de las constructoras Odebrecht y Andrade Gutierrez, dos gigantes del sector, y al extesorero del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) que gobierna Brasil desde hace 12 años y al que pertenece la presidenta Dilma Rousseff. Además, tiene bajo investigación a 22 diputados, 13 senadores y dos gobernadores.

El saldo de esa trama, aún en desarrollo, costó una fuerte pérdida de valor bursátil a Petrobras y el recambio de su directorio casi en pleno. Y las esquirlas del caso llegan también desde el extranjero, donde en Estados Unidos la empresa enfrenta acciones colectivas de inversores que alegan ser víctimas del desfalco.