•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP y EFE

La ola de calor excepcional que ya afecta a España comenzó a instalarse en Francia desde ayer y hasta la semana próxima, con temperaturas que superarán los 40 grados Celsius en ciertas regiones, según las autoridades.

Una situación extrema también afecta a países de Asia. Pakistán registra 1,221 muertos por las sofocantes temperaturas y en la India la cifra de fallecidos superó los 2,000 hace un mes.

En total 26 departamentos de Francia fueron colocados ayer en alerta naranja por la amenaza de “un episodio canicular” que se prolongará hasta el fin de semana, indicó Meteo France.

La ola de calor que el lunes invadió España avanza por el suroeste hacia el centro y el norte de Francia, donde las temperaturas “alcanzarán valores caniculares”.

Las temperaturas máximas previstas superarán los 37 grados en Lyon, más de 38º grados en París y por encima de los 40 grados Celsius en el suroeste.

En 2003, la canícula --temperaturas muy elevadas durante al menos tres días consecutivos-- había provocado según las autoridades unos 15,000 muertos entre el 4 y el 18 de agosto, totalizando casi 19,500 fallecidos según un balance del Instituto Nacional de la Salud (Inserm).

Desde aquel mortífero verano, Francia instauró un “plan nacional canícula” con tres niveles de alerta (advertencia de calor, alerta de canícula y movilización máxima), destinado a proteger a los más vulnerables, especialmente a los mayores.

Peligro de incendios

España continuaba ayer sumida en una ola de calor, con la mayor parte del país en alerta por el peligro de incendios y las posibles complicaciones de salud para enfermos y personas mayores.

La agencia estatal de meteorología puso 40 de las 50 provincias del país en alerta “amarilla” o “naranja” por las abrasadoras temperaturas que, según sus previsiones, caerán ligeramente el miércoles antes de volver a subir para el fin de semana.

Casi toda España se enfrentaba a un riesgo “extremo”, “muy alto” o “alto” de incendios forestales el martes, según la agencia meteorológica.

Después de llegar a los 44 grados en el sur de España el lunes, las máximas este martes se estimaron en 41 grados en Toledo (centro), mientras la ola de calor se desplazaba hacia el suroeste de Francia.

Recomiendan precaución

En la capital española, Madrid, la temperatura máxima que se previó para ayer era de 39 grados, por lo que las autoridades locales recomendaron pasear por la sombra y beber muchos líquidos.

Una treintena de personas fueron atendidas en la región de Madrid desde el inicio de la ola por golpes de calor, el jueves.

Incluso las temperaturas nocturnas se mantuvieron en muchas ciudades por encima de los 20 grados, haciendo difícil conciliar el sueño. En la capital, los termómetros deberían marcar unos 26 grados por la noche, cuando la media habitual en esta época del año son 16 grados.

Los periódicos incluso ofrecen consejos sobre cómo poder dormir con el calor, como tomar cenas ligeras, apagar los dispositivos eléctricos o dormir solo “si no supone un drama para la pareja”.

Portugal también se vio afectado por la ola de calor, que igualmente se puso en alerta desde hace días, temiendo una catástrofe como la del verano boreal de 2003.

Tiempo tórrido y seco

“La masa de aire caliente se ha formado aquí en estos días de gran insolación (...) y como va a coincidir con un anticiclón en Escandinavia probablemente vaya a afectar a la parte más occidental de Europa en los próximos días”, explicó a la AFP Angel Alcázar, experto de la Agencia Estatal de Meteorología de España (Aemet).

“La ola de calor procedente de España se confirma, con (...) valores bastante extremos, que superan los 40 grados en algunos puntos”, dijo por su parte Françoise Bénichou, de la agencia de meteorología francesa.

Las autoridades portuguesas ya habían advertido el viernes contra los peligros de un tiempo tórrido y seco, con temperaturas máximas entre 35 y 44 grados. Este lunes mantenían cuatro regiones en alerta naranja.

Incluso para el cálido sur español, estos “son fenómenos meteorológicos no habituales, de intensidad excepcional y con un nivel de riesgo para la población muy alto”, explicó la portavoz de Aemet.

En Sevilla, por ejemplo, los termómetros debían alcanzar los 42 grados Celsius e intentado escapar del calor, los sevillanos tomaban por asalto las fuentes de la ciudad. Niños y adultos se refrescaban, mojándose los pies o todo el cuerpo, mientras otros optaban por saltar en traje de baño desde las orillas o los puentes, al río Guadalquivir.

En las zonas costeras, las playas se abarrotaban de españoles y turistas coincidiendo con el inicio de la temporada alta de visitantes extranjeros.

Llamando a “extremar las precauciones”, los servicios de protección civil ya habían alertado durante el fin de semana de un aumento progresivo de las temperaturas en la península Ibérica y las mediterráneas islas Baleares.

Pakistán con 1,221 muertos

El fallecimiento el lunes de otras 16 personas eleva a 1,221 el número de muertos por la ola de calor que desde hace 12 días afecta a la provincia de Sindh, en el sur de Pakistán, informó a Efe una fuente oficial.

Alrededor del 30% de las víctimas eran personas sin techo, drogadictos y mendigos que habían viajado a Karachi, la capital provincial, para recaudar fondos con motivo del mes del ayuno del Ramadán, una época en la que los musulmanes dan más limosnas, dijo el secretario de Sanidad de Sindh, Saeed Mangnejo.

“Mucha gente viene a Karachi desde otras ciudades y pueblos para recaudar dinero y la mayoría de ellos no tienen casas adecuadas en las que vivir. Hay muchos en Karachi que duermen en las aceras”, detalló acerca de esa ciudad, donde se registra la gran mayoría de los fallecimientos.

Otro 30% de las víctimas mortales era gente que no podía permitirse tener ventiladores ni aire acondicionado y que residía en barrios de chabolas o pisos muy pequeños, indicó Mangnejo, quien destacó lo “duro” que resulta vivir en una ciudad tan “congestionada” como Karachi, con frecuentes cortes de energía. 

La ONG Fundación Edhi, que mantiene un servicio de ambulancias y opera la mayor morgue de la ciudad, enterró el viernes pasado a 50 personas cuyos cuerpos no habían sido reclamados en un funeral colectivo, explicó entonces a Efe el portavoz de la organización Anwer Kazmi.

Más de 2 mil muertos en India

India es uno de los países que este año ha sido golpeado fuertemente por la peor ola de calor de los últimos 20 años. Hace un mes la cifra de muertos por las altas temperaturas llegó a 2,300.

Fueron más de 15 días de calores extremos los que sufrieron los ciudadanos de la India, sobre todo niños y ancianos de los estratos más pobres, en los estados Andhra Pradesh y Telangana.

De acuerdo con los datos entregados por las autoridades, ambos Estados fueron los más golpeados por las temperaturas que han alcanzado los 50 grados Celsius.

Los trabajadores de las calles y las personas sin hogar están entre la mayoría de víctimas y el Gobierno dispuso de miles de puestos de hidratación para brindarles agua y otras bebidas.

Las alarmantes cifras de muertos obligó a las autoridades sanitarias a revisarlas para determinar quiénes fallecían por la ola de calor, ante la sospecha de fraude por parte de familias que buscan indemnizaciones.

Las autoridades llamaron a la población en esos días a usar paraguas, sombreros o turbantes que protejan del sol y beber mucha agua.
India es un país acostumbrado a las altas temperaturas, con promedios de 41 grados Celsius y las olas de calor cobraban cientos de vidas, pero últimamente las cifras han incrementado porque la temperatura se ha elevado más, según las autoridades.

44 Grados Celsius fue la temperatura máxima en el sur de España el lunes.

30 por ciento de los muertos en Pakistán son personas sin techo, drogadictos y mendigos.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus