elnuevodiario.com.ni
  •   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El papa Francisco suscita “expectativas y esperanzas enormes” en Latinoamérica y de ahí la importancia de su visita a Bolivia, Ecuador y Paraguay, según el vicepresidente de la Comisión Pontificia para América Latina, el uruguayo Guzmán Carriquiry.

Primer “número dos” laico de un dicasterio de la Curia romana, Carriquiry concedió una entrevista a Efe en vísperas de este viaje, del que formará parte de la delegación que acompañará a Francisco.

Este uruguayo que lleva más de 40 años trabajando para la Santa Sede, explicó que “Francisco está teniendo un efecto impresionante en Latinoamérica. Mucho más de lo que podemos ver a simple vista”.

“Está suscitando algo que podría ser considerado superficial, pero no lo es, que es cariño y expectativas y esperanzas enormes en todos los pueblos latinoamericanos e incluso superando los confines de la Iglesia Católica”, señaló.

Para Carriquiry, Francisco está “provocando una profunda revisión de la vida de la Iglesia latinoamericana” y “no solo invitando a la conversión pastoral de los obispos y sacerdotes”, sino también “a una conversión personal de cada bautizado”.

Visita pastoral

En estos dos años de pontificado, explica este profesor uruguayo, “está comprobado que en Latinoamérica más gente asiste a los templos, más gente acude a los confesionarios y las estadísticas prueban cómo mayor cantidad de personas peregrina a los grandes santuarios como Aparecida, Guadalupe y otros”.

Carriquiry explicó que en realidad el periplo que del 5 al 13 de julio llevará al Papa a Bolivia, Ecuador y Paraguay es la “primera visita pastoral a Latinoamérica”, porque en realidad el de Río de Janeiro en julio de 2013 fue un viaje con ocasión de un evento mundial, mientras que este será el primero a países latinoamericanos.

El “número dos” de este dicasterio, que funciona como un nexo entre el Vaticano y la Iglesia de América Latina, explicó cómo en su opinión Francisco ha elegido estos tres países para reafirmar su idea de viajar a las periferias, “desde donde se tiene una mejor visión del conjunto”.

Lo que Francisco encontrará, afirmó, son países que “estaban inmovilizados en sus tradiciones rurales, con los sectores indígenas y campesinos petrificados, pero que en los últimos 10 años se han puesto en movimiento y han vivido una transformación de modernidad y han adquirido protagonismo los sectores populares”.

Carriquiry aseguró que el Papa va a llevar a Latinoamérica tres mensajes: el de ayudar a los pobres, proteger el medioambiente y el de la misericordia.

El medio ambiente

“En una mano llevará su exhortación apostólica, Evangelii Gaudium, donde hablará de una Iglesia que debe ser misionera, misericordiosa, solidaria. Una Iglesia que debe ser para y con los pobres”, dijo.

Mientras que en la otra mano, Francisco tendrá su primera encíclica, Laudato Si, “que habla del entramado potente que significa vincular la ecología ambiental a la ecología social y la ecología natural a la humana”.

El medioambiente, según Carriquiry, será varias veces nombrado por el Papa en este viaje, pues en estos países existen los grandes problemas sobre los que Francisco habla en su reciente encíclica.

No faltará, añadió, una mención al Jubileo de la Misericordia que comenzará el 8 de diciembre y durará hasta noviembre de 2016, como demuestra que el Papa ha querido a toda costa visitar el santuario de la Misericordia en Guayaquil, en Ecuador.

No tocará lo político

El papa Francisco espera que los conflictos regionales, como el reclamo marítimo boliviano a Chile, se superen en paz y comunión, pero no abordará estos asuntos en su viaje a Bolivia, dijo el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, a un diario local.

“La intención del Papa es que se superen estos problemas en una perspectiva de la paz, de comunión, de construcción común del futuro”, señaló Lombardi, según entrevista publicada el miércoles por el diario El Deber de Santa Cruz, y que realizó en Roma.

“No pienso que el Papa vaya a decir específicamente nada de naturaleza política”, aseveró Lombardi, cuando el periódico le consultó la posibilidad de que Francisco pueda referirse al conflicto marítimo entre Bolivia y Chile, en su visita a tierras bolivianas.

Marchas inoportunas

La Iglesia católica de Ecuador consideró ayer que “no es el momento” para convocar a nuevas manifestaciones a favor o en contra del presidente Rafael Correa, cuando restan apenas cuatro días para la llegada del papa Francisco.

“No es el momento de manifestar nuestras ideas ni nuestros proyectos políticos. No es el momento de armar más polémicas y más divisiones”, señaló el padre David de la Torre, portavoz de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE) para la visita del Papa.

La Iglesia se pronunció a raíz de los planes de la oposición y el oficialismo de movilizarse este jueves, y advirtió que la visita de Francisco del 5 al 8 de julio “no puede ser opacada por intereses particulares”.

“Vivimos en el país, momentos importantes a nivel social, a nivel político, a nivel cultural. La visita del santo padre no puede ser opacada por intereses particulares”, sostuvo el portavoz en una conferencia de prensa. 

El martes el presidente Rafael Correa convocó a sus simpatizantes a concentrarse frente a la sede de Gobierno, en respuesta a los anuncios de la oposición de movilizarse el jueves en Quito.         

La Curva del Diablo

Dos velas negras representan a una pareja de esposos que deben dinero. Sus acreedores las punzan con una aguja y las encienden, en un ritual de maldición en ‘La Curva del Diablo’, ubicada en una autopista que cruzará el papa Francisco en su visita a Bolivia.

Las velas de parafina son antropomorfas, en ellas se puede leer los nombres de Valentina y Carlos, quienes supuestamente recibieron dinero prestado y no lo devolvieron. Sus acreedores, una pareja de aymaras, quieren que les caiga encima toda la maldad posible.

Decenas de personas recurren a este lugar para pedir la ayuda del ‘Tío’, como algunos llaman al demonio.

“Vienen para pedir plata, auto, casa, muchas cosas se pide en la vida, como salud. Por eso se adorna con flores, alcohol, vino y hojas de coca”, cuenta a la AFP el chamán aymara don Félix.

‘La Curva del Diablo’ está ubicada en las faldas de un cerro, por donde pasa la autopista que el papa Francisco utilizará para desplazarse del aeropuerto de El Alto hacia La Paz, durante su estadía en esa ciudad el 8 de julio, antes de partir a Santa Cruz.

Aunque será difícil que el Papa la note con la cantidad de gente que se apostará a lo largo de la vía para saludarlo. Igual, las autoridades han dicho que taparán el lugar.

Evita su natal Argentina

El papa Francisco es la personalidad más popular y admirada en Argentina, pero en la gira que emprende este fin de semana por Sudamérica evita pisar su tierra natal para que nadie pueda usar su figura en un año electoral clave.

La imagen positiva de Jorge Bergoglio, nacido hace 78 años en el barrio de Flores de Buenos Aires, es una de las más altas que jamás haya alcanzado una persona pública en el país.

“Francisco posee en Argentina una imagen positiva que ronda el 89%. A su vez, es el argentino que aparece en el primer puesto de nuestro Ranking Anual de personas Honestas”, dijo a la AFP Jorge Giacobbe, sociólogo y encuestador.

Tanta buena reputación lo obliga a manejar con sabio cuidado su poder. “A veces yo me he sentido usado por la política del país”, le confesó en marzo al canal mexicano Televisa.

Sin embargo, ha recibido cinco veces a la presidenta Cristina Kirchner en su segundo y último mandato. Fuentes episcopales señalaron a la AFP que “su propósito es ayudar a una transición pacífica y ordenada” en este año electoral en su país.

“Esperamos una gran presencia de argentinos durante la estadía del Papa en Paraguay”, dijo el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi. 

2 días es el promedio que pasará el Papa en cada uno de los tres países que visitará.

2 marchas, una opositora y otra oficialista están convocadas en Ecuador previo a la visita del Papa.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus