•   Sao Paulo, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva afirmó hoy que su ahijada política y sucesora en el cargo, Dilma Rousseff, "tiene que apoyar la cabeza en el hombro del pueblo", sobre todo en los momentos "más difíciles".

En opinión de Lula, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010, la presidenta tiene que poner el "pie en la calle" y "conversar con el pueblo" para recuperar el "oxígeno" perdido por las turbulencias económicas y la corrupción.

"Dilma (Rousseff) es buena hablando. Si ella va y después abraza al pueblo, eso es lo que le va a dar oxígeno", comentó el exmandatario durante un evento con trabajadores del sector petrolero celebrado en Guararema, localidad situada en el estado de Sao Paulo.

El expresidente aprovechó el encuentro para realizar una defensa de la gestión de Rousseff, en un momento en el que la popularidad de la mandataria se encuentra en un escaso 9 % seis meses después de asumir su segundo mandato.

"Siempre creí que el problema iba conmigo, por ser del nordeste y no tener diploma universitario. Nunca vi tanta agresión como la que la compañera Dilma ha sufrido. Le pido a Dios para que Dilma no pierda la tranquilidad", añadió.

Lula exculpó a su sucesora de la delicada situación económica que atraviesa Brasil -con un PIB estancado, una inflación al alza y un desempleo creciente- y la atribuyó a la crisis internacional, iniciada en 2008.

No obstante, el exmetalúrgico confió en que el ajuste fiscal lanzado por el Gobierno para equilibrar las maltrechas cuentas públicas dará resultados y Brasil conseguirá retomar el crecimiento del PIB, el cual cerró 2014 con un tímido avance del 0,1 %.

Según las últimas proyecciones oficiales, la economía brasileña terminará 2015 con una contracción del 1,2 %, su peor resultado desde 1990, mientras que la inflación finalizará el año próximo en dos dígitos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus