•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La evidencia “apunta” a que la guerrilla ELN, en conversaciones preliminares de paz con el gobierno de Colombia, es responsable de las dos explosiones que dejaron 10 heridos leves el jueves en Bogotá, informaron las autoridades, que este viernes reforzaban la seguridad de la capital.

En una alocución desde la presidencial Casa de Nariño, flanqueado por altos funcionarios civiles y militares, el mandatario Juan Manuel Santos aseguró que todo “apunta a que los responsables (de los atentados) sean del ELN (Ejército de Liberación Nacional)”, segundo grupo insurgente en un país sumido en un conflicto armado desde hace más de 50 años.

“Son hechos que lo que buscan es generar miedo, generar terror, hechos de terrorismo. Las hipótesis sobre por qué estos hechos son varias: presionar la mesa de negociación con los grupos al margen de la ley, el aniversario del ELN y puede ser también presionar para acabar las negociaciones”, dijo Santos al concluir un consejo extraordinario de seguridad.

El jueves se registraron dos explosiones en la capital colombiana, primero en el centro financiero y 40 minutos después en una zona industrial. Las detonaciones dejaron 10 lesionados, ninguno de gravedad, y daños materiales.

DAÑOS A EMPRESARIO

Los atentados ocurrieron en sedes del fondo de pensiones y cesantías Porvenir, propiedad del conglomerado de entidades financieras del magnate colombiano Luis Carlos Sarmiento, obligando a adelantar el regreso de Santos desde Perú, donde participaba en la X Cumbre de la Alianza del Pacífico.

Inicialmente, el presidente señaló a “la guerrilla” como presunto responsable de los hechos, aunque sin dar el nombre de un grupo rebelde en específico.

Santos recordó este viernes que en el último año se han producido en Bogotá siete atentados similares a los ocurridos el jueves, de los que seis fueron atribuidos por las autoridades al ELN, fundado por campesinos y líderes del movimiento estudiantil colombiano el 4 de julio de 1964.

El ELN sostiene desde comienzos de 2014 diálogos preliminares de paz con el gobierno de Santos, sin alcanzar hasta ahora un acuerdo para instalar una mesa de negociación paralela a la que existe desde noviembre 2012 en La Habana con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas), principal y más antigua guerrilla del país. 

Hasta ahora, el ELN, que cuenta con unos 2,500 combatientes frente a los cerca de 8,000 de las FARC, no ha reivindicado los atentados.

SEGURIDAD REFORZADA

Santos informó que se están “reforzando las medidas de seguridad” en la capital para evitar otros hechos similares.

Igualmente recordó que “en el pasado reciente se han evitado cinco o seis de estas acciones” violentas y pidió la colaboración de la ciudadanía y los medios de comunicación para dar con los responsables y evitar el pánico.

El Gobierno ofreció una recompensa de unos 38,000 dólares por información para capturar a los autores, mientras continúan las investigaciones, que incluyen el análisis de videos de seguridad y retratos hablados de testigos.

Gobierno y FARC retoman diálogo 

El gobierno colombiano y la guerrilla comunista de las FARC retomaron ayer las negociaciones en La Habana en medio de nubarrones sobre el proceso de paz, debido al escalamiento del conflicto armado en Colombia.

Ambas partes volvieron a la mesa de negociaciones tras un receso de seis días con la esperanza de sellar un acuerdo parcial sobre reparación a las víctimas que dé oxígeno al proceso de paz, que enfrenta tensiones y críticas por el recrudecimiento de las hostilidades tras varios meses de relativa calma.

“El ambiente (...) está cargado de nubarrones que han venido oscureciendo el camino que nos resta por andar para llegar sin más contratiempos a la meta ya diseñada (de la paz). Lo deploramos”, dijo a la prensa el comandante Pastor Alape, uno de los plenipotenciarios de la guerrilla en las negociaciones de paz.

Alape culpó al anterior ministro de Defensa de Colombia y actual embajador en Washington, Juan Carlos Pinzón, por el escalamiento del conflicto armado e insistió en un alto al fuego bilateral.

“Pudo más el carácter pendenciero de quien, como Ministro de Defensa, consideró que el éxito de la tregua (unilateral de las FARC) era su derrota”, dijo el jefe guerrillero.

“No fuimos los responsables de la terminación del cese al fuego unilateral (...). Durante más de cinco meses lo mantuvimos con disciplina, gesto que condujo a la reducción de, por lo menos, el 90% de las acciones de guerra”, añadió.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus