•   Atenas, Grecia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El 61.3% de los votantes griegos rechazaron en el referéndum de este domingo las últimas exigencias de austeridad de los acreedores del país, la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), con el 95% de los votos escrutados.

Miles de personas se reunían en la noche del domingo en la plaza Syntagma para celebrar este resultado, pese a las advertencias de que la falta de un acuerdo con los acreedores podría suponer la salida de Grecia de la zona euro.

Lo mismo ha ocurrido en la plaza Klathmonos, también en el centro de Atenas, que ya acogió a los seguidores de Syriza durante las pasadas elecciones, pues fue el lugar elegido por Tsipras para pronunciar el discurso tras su victoria.

Desde el cierre de los colegios electorales, el primer ministro se encuentra en el palacio de Maximu, sede del Gobierno, siguiendo los resultados, acompañado de algunos miembros de su equipo.

El portavoz del Gobierno, Gavriil Sakelaridis, afirmó que el Ejecutivo espera reanudar las negociaciones con los acreedores para llegar "inmediatamente" a un acuerdo.

"Las negociaciones que van a comenzar tienen que terminarse inmediatamente, incluso dentro del plazo de las próximas 48 horas", aseguró Sakelaridis en declaraciones a la cadena privada de televisión ANT1.

Sakelaridis informó además de que el Banco de Grecia va a solicitar esta misma noche liquidez adicional al Banco Central Europeo (BCE) a través del mecanismo de prestamos de emergencia (ELA).

"Mañana se reúne el consejo de gobierno del BCE. Hay argumentos válidos a favor de una mayor financiación del ELA", dijo.

El coordinador del equipo negociador, Euclidis Tsakalotos, señaló, a su entrada a Maximu, que el Ejecutivo negociará "una solución que sea económicamente sostenible".

Por su parte, el ministro de Sanidad, Panayotis Kurublís, apuntó que este resultado "fortalece a Tsipras, pero le traslada una gran responsabilidad; unir a la nación y crear un amplio frente patriótico para que se inicie inmediatamente la negociación y tenga un resultado que responda a las aspiraciones del pueblo".

El ministro de Trabajo, Panos Skurletis, coincidió en que la victoria del "no" refuerza al Ejecutivo en su esfuerzo de lograr un acuerdo que ofrezca "nuevas opciones".

El principal partido de la oposición en Grecia, el conservador Nueva Democracia, pidió al Gobierno que haga todo lo posible para que el país "vuelva a la normalidad" cuanto antes.

"Espero que el país vuelva a la normalidad como prometió el primer ministro. Si la normalidad no vuelve en 48 horas el país se dirige hacia una tragedia que será responsabilidad de este Gobierno", aseguró el diputado de Nueva Democracia y ex presidente del Parlamento Vangelis Meinmarakis.

Asimismo, manifestó que "nadie puede prever lo que pasará si el Gobierno se sigue comportando como ha hecho durante los últimos cinco meses".

También el diputado conservador Miltiadis Varvitsiotis señaló que, por ahora, lo único que hay es "polarización y división".

La líder del socialdemócrata Pasok, Fofi Yenimatá, pidió a Tsipras que "cumpla su compromiso" y consiga un acuerdo "sostenible" en las próximas 48 horas.

"Ahora es la hora del primer ministro. Debe cumplir su compromiso de lograr un acuerdo (con los acreedores) en 48 horas", dijo Yenimatá, quien fue la primera líder de un partido que apareció ante los medios tras perfilarse la victoria del "no".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus