•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Vaticano abrió este sábado por primera vez un juicio contra un prelado acusado de abusos sexuales a menores, un exnuncio en República Dominicana que estuvo ausente en la audiencia al haber sido hospitalizado.

El polaco Józef Wesolowski, de 66 años, ya fue condenado a colgar los hábitos y volver al estado laico al término de un proceso eclesiástico.

Wesolowski sufre desde hace algunos meses problemas de salud, sin que se sepa de qué tipo. La Santa Sede dijo este sábado que fue ingresado en cuidados intensivos.

"El acusado se sintió indispuesto de forma repentina y se le condujo a un hospital romano", explicó posteriormente el fiscal Gian Piero Milano en el tribunal.

Wesolowski se sintió mal el viernes e ingresó en urgencias en el Vaticano, antes de ser trasladado al establecimiento romano donde permanece bajo vigilancia policial.

La policía lo detuvo en septiembre de 2014 y luego fue condenado a arresto domiciliario. En diciembre, obtuvo una mayor libertad de movimiento en el interior del Estado vaticano por motivos de salud.

La audiencia sólo duró siete minutos este sábado, el tiempo necesario para que el fiscal leyera los cargos que se le imputan a Wesolowski y confirmara su hospitalización.

El presidente del tribunal, Giuseppe Dalla Torre, indicó que el juicio se aplazará a "una fecha aún por determinar".

Wesolowski está acusado de haber mantenido relaciones con menores cuando estaba destinado como nuncio en República Dominicana, entre enero de 2008 y agosto de 2013, y de haber descargado en internet miles de fotografías de contenido pedopornográfico.

Este último delito fue introducido en la legislación vaticana por el papa Francisco en 2013.

En cuanto a las acusaciones de abusos sexuales, se basan en testimonios recogidos por las autoridades competentes de Santo Domingo, precisó el Vaticano.

El juez, el abogado de la defensa y los fiscales que participarán en ese juicio sin precedentes son todos laicos italianos.

Línea más dura 

En caso de ser declarado culpable, Wesolowski podría ser condenado a seis o siete años de cárcel, sin contar con posibles circunstancias agravantes.

Este juicio es una primicia en la historia reciente del Vaticano e ilustra la nueva línea dura frente a la lacra de la pederastia, aunque las asociaciones de las víctimas consideran que no se hace lo suficiente.

La Santa Sede anunció en junio la creación de una nueva instancia eclesiástica para castigar a los obispos culpables de negligencia -o incluso de complicidad- con los curas bajo su autoridad. Y varios obispos acusados de proteger a curas pederastas tuvieron que colgar el hábito.

Una comisión de expertos internacionales lleva un año asistiendo al pontífice para encontrar la forma de prevenir los abusos a menores que empañaron la labor de la Iglesia, principalmente entre los años 1960 y 1980.

Józef Wesolowski fue ordenado sacerdote en 1972 por el arzobispo de Cracovia, el futuro papa Juan Pablo II, que lo elevó a obispo en 2000.

Tras haber sido nuncio en Bolivia y en varios países asiáticos, llegó a República Dominicana en 2008. Cinco años después, unos medios locales lo acusaron de mantener relaciones sexuales de pago con menores.

El Vaticano lo convocó en agosto de 2013, lo relevó de sus funciones y se negó luego a extraditarlo a Polonia.

En marzo, otro cura polaco, Wojciech G., fue condenado a siete años de cárcel en Polonia por actos de pederastia que cometió en República Dominicana y en Polonia.

La Santa Sede ya albergó un célebre juicio en 2012, el del exmayordomo del papa Benedicto XVI, Paolo Gabriele, condenado por haber transmitido a la prensa italiana documentos confidenciales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus