•   Bangkok  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Cerca de un millar de personas, entre ellas el primer ministro malasio, Najib Razak, asistieron ayer a una ceremonia en el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur en memoria de las víctimas del vuelo MH17 derribado hace casi un año en Ucrania.

En su discurso, Najib manifestó que las heridas siguen abiertas para los familiares de las víctimas de los malasios y otros pasajeros del avión de Malaysian Airlines derribado por un misil el 17 de julio de 2014 en el este de Ucrania, informó la prensa malasia.

El primer ministro indicó que el equipo de investigación, formado por Holanda, Australia, Bélgica, Malasia y Ucrania, finalizará las pesquisas a finales de este año y que el próximo informe se publicará en octubre. Los familiares malasios de las víctimas, que no pudieron contener las lágrimas durante la emotiva ceremonia, exigieron justicia.

298 personas  murieron en el accidente del Boeing-777 de Malaysia Airlines.

Ahmad Tarmizi Ismail, marido de la azafata Hamfazlin Sham Mohamed Arifin, relató que el hijo de 9 años de ambos aún pregunta por su madre, refiere el diario The Star.

“Mi hijo ha ido aceptando poco a poco que ella ya no está. Pero no puede controlar sus emociones cuando se siente solo. Añora a su madre”, manifestó Ismail, quien agregó que su otro hijo de tres años ni siquiera se acordará de su madre.

“Un día también preguntará por ella y tendré que contárselo. Por ahora, yo soy el padre y la madre para ellos”, relató.

Perseguir a los responsables
Malasia ha realizado gestiones para que el Consejo de Seguridad de la ONU defina algún mecanismo que permita perseguir judicialmente a los responsables del derribo del avión comercial, en el que murieron 298 personas.

El Boeing-777 de Malaysia Airlines, que cubría la ruta entre Ámsterdam y Kuala Lumpur, fue derribado cuando sobrevolaba el este de Ucrania, aparentemente por un misil tierra-aire. El misil fue lanzado desde una zona del este de Ucrania controlada por milicias prorrusas.

Las autoridades ucranianas y los insurgentes prorrusos se acusan mutuamente del derribo del avión. La mayoría de los pasajeros, 193, eran de nacionalidad holandesa, uno de ellos con doble nacionalidad estadounidense. A bordo también viajaban 43 malasios, incluidos los 15 miembros de la tripulación y dos bebés; 27 australianos; 12 indonesios, incluido un bebé; diez británicos, uno de ellos con doble nacionalidad sudafricana; cuatro alemanes; cuatro belgas; tres filipinos; un canadiense y un neozelandés.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus