•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE y AFP

Casi tres días después de que el peligroso narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán escapara de un penal de máxima seguridad, las fuerzas de seguridad mexicanas continúan con su cacería, mientras países vecinos como Estados Unidos dan ayuda y extreman la vigilancia para lograr capturarlo de nuevo.

Tras activarse la “alerta roja”, que implicó el establecimiento de puntos de revisión en las principales vías de acceso al municipio y Estados vecinos, la búsqueda se extiende al Estado de México, donde se ubica el penal federal, la Ciudad de México, Morelos, Puebla, Guerrero, Michoacán, Querétaro, Hidalgo y Tlaxcala.

El secretario de Gobernación (ministro de Interior) de México, Miguel Ángel Osorio Chong, encabezó este lunes una reunión con los titulares de la Comisión Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, y del Centro de Investigación y Seguridad Nacional, Eugenio Imaz Gispert, así como una mesa de trabajo con la fiscal general, Arely Gómez.

Osorio Chong regresó el domingo de Francia, donde iba a participar en una visita de Estado encabezada por el presidente Enrique Peña Nieto, quien en un mensaje desde París consideró la fuga “una afrenta al Estado mexicano” y anunció que ha dado instrucciones para dar con el paradero del narcotraficante.

EE.UU. lo quiere

La Casa Blanca subrayó este lunes, tal y como ya hizo el domingo la fiscal general, Loretta Lynch, que ayudará a las autoridades mexicanas a detenerlo y, además, reiteró su interés en juzgar en un futuro en Estados Unidos al narcotraficante, que enfrenta decenas de cargos por narcotráfico, lavado de dinero y otros delitos.

Costa Rica ordenó reforzar las medidas de control en puertos, aeropuertos y puestos fronterizos por la fuga del narcotraficante, como ya habían hecho este domingo Honduras, El Salvador o Guatemala, tras la alerta internacional emitida por la Interpol.

En Honduras, las fuerzas armadas reforzaron su presencia en las fronteras con Guatemala y El Salvador, mientras que la Policía salvadoreña decretó una alerta en las fronteras del país para evitar un posible ingreso del líder del cártel de Sinaloa.

En Guatemala, donde el capo fue capturado por primera vez en 1993, el Ministerio de Gobernación (Interior) ordenó también incrementar la vigilancia fronteriza con México para evitar la entrada al país, instalando 25 puestos de control y repartiendo fotografías para facilitar su identificación.

Recuperar poderío

El suceso puede suponer un duro golpe a la popularidad del presidente Enrique Peña Nieto, ya mermada tras el caso Iguala (la desaparición de más de 20 estudiantes), y muchos esperan algún tipo de purga en el Gobierno por la fuga del peligroso delincuente.

De vuelta a su mundo de sombras, “El Chapo” está preparado para intentar recuperar la hegemonía de su cártel de Sinaloa, después de que grandes enemigos cayeran durante su estancia en prisión, advierten especialistas.

En los escasos 17 meses que “El Chapo” pasó en el penal de máxima seguridad de El Altiplano, el Gobierno dio otros contundentes golpes con la captura de destacados capos como Servando Gómez “La Tuta”, Omar Treviño “Z-42” o Héctor Beltrán Leyva “El H”.

La caída de estos líderes atomizó el mapa del narcotráfico mexicano, que se repartían seis cárteles cuando el expresidente Felipe Calderón lanzó en 2006 su combate militar antidrogas.

La DEA había advertido de plan

La Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA) le pasó al gobierno de México información de que “El Chapo” Guzmán tenía planes de fuga, pero no se refería concretamente a la evasión que protagonizó el sábado, según la cadena de televisión estadounidense CBS.

Según fuentes citadas ayer por este medio, la DEA interceptó informaciones sobre diferentes planes de fuga del jefe del cártel de Sinaloa, así como conversaciones entre uno de los hijos de “El Chapo” y otros cómplices para sacar al narcotraficante del penal del Altiplano I, en el Estado central de México.

A raíz de estos indicios, la DEA puso su información a disposición de las autoridades mexicanas, según la CBS.

No obstante, la cadena indicó que ninguna de las informaciones interceptadas por la DEA se referían al plan de escape que ejecutó “El Chapo” el sábado por la noche, cuando consiguió fugarse de la prisión a través de un túnel hasta un domicilio ubicado a 1.5 kilómetros de distancia, fuera del penal.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus