•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE y AFP

El presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo ayer que el acuerdo alcanzado sobre el programa nuclear iraní puede permitir “avanzar en una nueva dirección con Irán” tras décadas de hostilidad, si ese país continúa por un “camino de tolerancia” y abandona las “ideologías rígidas”.    “He dejado claro al pueblo iraní que siempre estaremos abiertos a relacionarnos en la base de los intereses comunes y el respeto mutuo. Nuestras diferencias son reales y la difícil historia entre nuestros países no puede ignorarse. Pero es posible cambiar”, manifestó Obama en una declaración a la prensa desde la Casa Blanca.   

Estados Unidos e Irán, que rompieron sus relaciones diplomáticas en 1980, llegaron ayer a un acuerdo junto a otras cinco potencias mundiales para limitar el programa atómico iraní y que no pueda producir armas, al tiempo que se levantan las sanciones que estrangulan la economía de ese país. 

“Este acuerdo ofrece una oportunidad de avanzar en nuevas direcciones. Deberíamos aprovecharla”, inquirió Obama.

Rohani satisfecho

Por su parte, el presidente iraní Hasan Rohani celebró ayer el acuerdo nuclear, afirmando que Irán no buscaría “nunca” hacerse con el arma atómica, en una intervención televisada en directo.

Rohani hizo su discurso pocos minutos después de la intervención del presidente estadounidense Barack Obama, que fue retransmitida en directo por la televisión pública iraní.

“Se han alcanzado todos nuestros objetivos”, añadió Rohani a propósito del acuerdo, que prevé el levantamiento de las sanciones internacionales que asfixian la economía iraní desde hace años. “Dios ha hecho realidad las plegarias de nuestra nación”, afirmó.   

El compromiso es “un punto de partida” para restablecer la confianza con Occidente, continuó el presidente iraní, un moderado cuya elección en 2013 marcó una ruptura con su predecesor Mahmud Ahmadineyad, un conservador cuyas relaciones con los países occidentales eran extremadamente tensas.

DÍA HISTÓRICO

Casi 13 años después de revelarse que Irán desarrolló durante 18 años un programa nuclear secreto de intenciones sospechosas, la diplomacia se ha apuntado un tanto al lograr un histórico acuerdo que pretende garantizar que Teherán no fabrique la bomba atómica.

Un día histórico. Así coincidieron ayer en Viena al anunciar este acuerdo los ministros de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, y de Estados Unidos, John Kerry, los principales actores de unas conversaciones que se han prolongado durante casi dos años de tediosa, complicada y, por momentos tensa negociación.

Un acuerdo que, en palabras de Zarif, “no es perfecto para nadie” pero es lo que se han conseguido “y es un logro importante”.

Negociando frente a Irán han estado, además de EE.UU., los otros países con derecho a veto en la ONU (China, Francia, Reino Unido y Rusia) y Alemania.

RECHAZO DE ISRAEL

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dijo ayer que Irán es “el patrocinador más importante del terrorismo internacional” y aseveró que “el mundo es ahora un lugar más peligroso” tras el acuerdo con las potencias sobre su programa nuclear.

Netanyahu encabezó ayer una reunión de urgencia de su Gabinete de Seguridad para analizar las ramificaciones del acuerdo, de la que no han trascendido detalles, y mantuvo una conversación telefónica con el presidente de EE.UU., Barack Obama, sobre la misma cuestión, según informaron medios israelíes.

El mandatario israelita siempre ha mostrado su oposición a un compromiso en torno al desarrollo del programa nuclear iraní por considerarlo una amenaza a la existencia de su país.

Tras conocerse la firma del acuerdo, Israel lo rechazó de plano y lo calificó de “gran error de proporciones históricas”, mientras la comunidad internacional celebra el fruto de dos años de negociaciones lideradas por Obama.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus