•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Con miles de muertes a sus espaldas y una treintena de acusaciones en México y EE.UU., el historial criminal de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera es más largo que el túnel de kilómetro y medio que fue cavado para su fuga de la prisión de máxima seguridad del Antiplano I, en el centro de México.

Guzmán, señalado como uno de los grandes responsables de la guerra de cárteles del narcotráfico de los últimos años, tiene una veintena de acusaciones en EE.UU. y juicios por delitos contra la salud en una decena de juzgados mexicanos.

En EE.UU., tribunales federales de los estados de Arizona, California, Illinois, Texas y Nueva York tienen abiertos desde hace casi dos décadas dos procesos contra “El Chapo” por tráfico de drogas y lavado de dinero.

Te interesa: El Chapo escapó por un túnel

El martes se supo que tiene 14 acusaciones pendientes en la ciudad fronteriza de El Paso, según datos del tribunal federal local.

3,000 muertes

El caso contra Guzmán Loera se presentó en 2012 y en él se le acusa de 14 delitos federales ligados al crimen organizado.

Las autoridades estadounidenses ofrecieron hasta 5 millones de dólares por su captura; las mexicanas acaban de ofrecer  3.82 millones de dólares.

Testimonios de policías publicados por la prensa mexicana tras la captura de “El Chapo” en febrero del 2014, apuntaban que el capo está vinculado directamente con al menos 3,000 muertes.

El cártel de Sinaloa, que dirige “El Chapo” con Ismael “El Mayo” Zambada, es presunto responsable del 67% de las 45,000 muertes que dejó la guerra de grupos criminales en México, reveló esta semana el historiador Héctor Aguilar Camín en un artículo en el diario Milenio.

Sobornos y crímenes

“Seductor, afable, espléndido, sabe generar sentimientos de lealtad y dependencia hacia su persona. Es tolerante a la frustración pero no indulgente con sus detractores. Sus respuestas son siempre calculadas y define claramente sus metas”, publicó la revista.

Desde que en 1991 logró evitar la prisión con un soborno de 100,000 dólares y hasta su escape del fin de semana del penal del Altiplano, Guzmán acumula una de las más largas historias criminales en México.

“El Chapo” se puso en la mira de la justicia en mayo de 1993, cuando en un tiroteo con sicarios del cártel de Tijuana fue asesinado el cardenal mexicano Juan Jesús Posadas Ocampo, un suceso que terminó con su captura el mismo año en Guatemala.

Después de casi ocho años en prisión el narcotraficante logró escapar en enero del 2001 en el carrito de lavandería del penal de Puente Grande, en el estado de Jalisco, oeste de México.

Entonces quedaron pendientes sus condenas por cohecho, delincuencia organizada, delitos contra la salud, contra las leyes de armas y por operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Capturado de nuevo hace menos de un año y medio, la justicia apenas pudo tenerlo encerrado 15 meses.

Llamado ya “señor de los túneles” por su espectacular fuga, “El Chapo” ha visto crecer su expediente y su leyenda negra, luego de que el gobierno de México ofreció la recompensa más alta de la historia, el doble de la que ofreció la primera vez en 2001, y desplegó un gran operativo de búsqueda.

Extendió su imperio en la región

El cártel de Sinaloa, imperio del capo mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán, extendió a Centroamérica su poderío, vinculado desde hace más de dos décadas a grupos que controlan extensos territorios para el tránsito de la droga a Estados Unidos.

El cártel de Sinaloa estableció negocios con grupos criminales en Guatemala, Honduras y El Salvador; y contactos e influencia en Costa Rica, Nicaragua y Panamá, según expertos en seguridad, informes de la Agencia Antidrogas estadounidense (DEA) y de la agencia de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNOCD, por sus siglas en inglés).

Por Centroamérica se mueven, según datos de seguridad de la región, unas 900 toneladas anuales de cocaína, sobre todo por Guatemala, con 1,000 kilómetros de frontera selvática con México y Honduras.

Pero todo el istmo, convertido por el narcotráfico en la zona más violenta del mundo, está mapeado de rutas de los cárteles que envían droga de Suramérica a Estados Unidos, principal consumidor de cocaína del mundo.

Históricamente, el de Sinaloa ha sido uno de los cárteles más fuertes en Centroamérica, sobre todo en el Pacífico, y sus aliados se disputan el control de rutas con el cártel mexicano Los Zetas, desde que este incursionó hace más de siete años en Guatemala.

La conexión con Centroamérica más pública fue cuando, cercado por un cártel rival, “El Chapo” se refugió en Guatemala, donde fue detenido cerca de la frontera con México en 1993, y entregado a su país. Pero en 2001 escapó de un penal de alta seguridad de Jalisco (oeste) escondido en un carro de lavandería.

El ministro del Interior (Seguridad) guatemalteco, Mauricio López, dijo a la AFP cuando fue capturado hace 15 meses, que el cártel de Sinaloa ha operado en Guatemala con al menos cinco organizaciones, algunas de tipo familiar según informes de la DEA y la UNODC, como “Los Mendoza”, “Los Lorenzana” y “Los Chamales”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus