•   Lyon, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los ganaderos de Francia volvieron a bloquear este jueves muchas carreteras del país para protestar por la caída de los precios y mostrar su descontento con el plan de ayuda urgente al sector que anunció el gobierno.

Los manifestantes paralizaron varias autopistas del país con sus tractores, una forma de protesta muy perjudicial para el turismo en un periodo de partida de vacaciones.

Ante la magnitud de la crisis, el presidente francés, François Hollande, visitó este jueves la ciudad de Dijon (centro-este) para reunirse con los responsables de los sindicatos agrícolas.

Allí pidió a todos los actores del sector agroalimentario que hagan "el esfuerzo indispensable" para conseguir una subida de los precios de la carne y de la leche, y salvar así de la quiebra a numerosas explotaciones agrícolas.

Pese a la intervención del presidente y el plan de ayuda de 600 millones de euros anunciado la víspera, los ganaderos cerraron las tres principales vías de acceso a Lyon (centro-este), la segunda área urbana de Francia, y los sindicatos del sector anunciaron que el movimiento seguirá durante la jornada del jueves.

Advierten más acciones

El presidente del poderoso sindicato de agricultores FNSEA, Xavier Beulin, dijo en la radio Europe 1 que no descartaba nuevas acciones "en los dos o tres próximos días".

Los ganaderos ya habían impedido en los últimos días el acceso a ciudades, puertos e incluso lugares turísticos como el Monte Saint-Michel, que volvieron a bloquear este jueves.

El movimiento de protesta también recurrió a otros métodos, como en Brive-la-Gaillarde (centro), donde unos 200 agricultores vertieron purín durante la noche en varios supermercados y proveedores de restaurantes.

Diversos factores

Una combinación de factores, como cambios en los hábitos alimentarios, un estancamiento de la demanda china y el embargo ruso sobre productos occidentales a raíz de la guerra de Ucrania, han hecho caer los precios de productos como la leche y la carne de ternera y cerdo.

Los ganaderos consideran, por su parte, que las grandes cadenas de distribución son las mayores responsables de la caída de los precios de sus productos.

Un informe encargado por el ministerio de Agricultura y publicado el miércoles también culpa a los mataderos de frenar el aumento de los precios que pedían los ganaderos.

En su encuentro con representantes del sector agrícola, Hollande consideró que el gobierno había tomado el miércoles medidas de urgencia "indispensables" (reestructuración de la deuda y exención de cotizaciones por valor de unos 600 millones de euros).

"Pero debemos actuar sobre los precios, tanto de la leche como de la carne", añadió.

El presidente francés también anunció varias iniciativas para valorizar los productos agrícolas franceses en los principales países importadores (Turquía, Grecia, Magreb).

"Viajaré a China a principios de noviembre para apoyar la producción lechera", agregó.

Hollande insistió, asimismo, en la necesidad de abastecer los restaurantes de los edificios públicos (comedores escolares, de las administraciones...) con productos locales.

Pese a esas declaraciones, el presidente de la Federación Nacional de Ganaderos (FNB), Jean-Pierre Fleury, consideró que "no se reúnen las condiciones para levantar los bloqueos" porque "la gente desconfía" de las promesas de las autoridades.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus