•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente venezolano Nicolás Maduro y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se mostraron ayer de acuerdo en que una comisión de las Naciones Unidas trate de mediar entre Venezuela y Guyana por el conflicto del Esequibo.

Maduro, quien viajó a Nueva York para reunirse con el diplomático surcoreano, explicó tras el encuentro que Ban se comprometió a “activar una comisión inmediatamente” para que viaje a los dos países y promueva “la activación del buen oficiante a través del Acuerdo de Ginebra (1966)”.

El secretario general de la ONU, según su portavoz, reiteró al líder venezolano la disposición de la organización “para tratar el camino a seguir con los dos gobiernos” e intentar resolver así la controversia fronteriza.

El portavoz recordó que Ban ha ofrecido repetidamente el envío de misiones a los dos países para tratar de avanzar y destacó que ambos gobiernos han dejado claro su compromiso con una solución diplomática.

Propone reunión

Además, Ban planteó durante el encuentro una posible reunión entre Maduro y el presidente de Guyana, David Granger, en septiembre, cuando se celebrará el 70 aniversario de las Naciones Unidas, según dijo a los periodistas el presidente venezolano.

Maduro, en todo caso, recordó que en la última cumbre del Mercosur se acordó proponer una reunión de presidentes de Unasur para tratar el conflicto, pero dijo que le ha llegado información extraoficial de que Guyana no tiene previsto participar.

“Me informan que extraoficialmente el presidente Granger se niega a acudir a esta cumbre de Unasur, así que esperemos a ver cómo evoluciona esto”, dijo Maduro.
El presidente venezolano criticó ayer las “provocaciones” de Granger y le acusó de haber tomado “decisiones graves” que han “llenado de tensión las relaciones entre Guyana y Venezuela”.

Petróleo en la zona

Maduro, quien consideró “muy fructífera” la reunión mantenida con Ban, expuso al jefe de la ONU la historia del conflicto fronterizo y defendió los derechos de Venezuela sobre esos territorios, que abarcan un área de unos 160,000 kilómetros cuadrados, lo que supone dos terceras partes del territorio de Guyana.

La zona está bajo mediación constante por Naciones Unidas desde la firma del Acuerdo de Ginebra en 1966, pero el diferendo se ha agudizado después de que la compañía Exxon Mobil descubrió en mayo yacimientos de petróleo en aguas que supuestamente están en la zona del litigio.

Maduro descarta observación electoral

Negativa • El presidente Nicolás Maduro descartó ayer en Nueva York la posibilidad de que observadores internacionales supervisen las elecciones legislativas de diciembre y dijo que Venezuela “no es monitoreada ni será monitoreada por nadie”.

“No lo aceptaremos jamás, por nadie”, dijo Maduro preguntado por la posibilidad de que los comicios cuenten con vigilancia por parte de alguna organización como las Naciones Unidas.

El presidente venezolano se expresó así un día después de que el dirigente opositor Henrique Capriles pidiese al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que designe observadores para las elecciones de diciembre.

“Venezuela no es monitoreada ni será monitoreada por nadie”, subrayó Maduro en declaraciones a los periodistas tras reunirse en la sede de la ONU con el secretario general de la organización, Ban Ki-moon.

El presidente venezolano viajó a Nueva York para abordar el conflicto que su país mantiene con Guyana por la zona del Esequibo y defender la necesidad de una mediación por parte de las Naciones Unidas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus