•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Fuerza Armada de El Salvador tiene unos 600 soldados en reserva, que esperan la "orden del presidente" para enfrentar un "boicot" al transporte público propiciado por la pandilla Barrio 18, que ha dejado 8 muertos en los últimos 3 días, informaron hoy fuentes oficiales.

"Tengo en reserva aproximadamente a 600 elementos (...), que si es necesario vamos a emplear", explicó el ministro de Defensa de El Salvador, David Munguía Payes, en una conferencia de prensa en la Casa Presidencial.

El ministro agregó que se encuentra a la espera del "banderillazo de salida" por parte del presidente para proceder al despliegue.

Estos militares "reforzarían" a los 100 efectivos especiales, ya desplegados como parte de un plan de contingencia, y a los que habitualmente apoyan a la Policía Nacional Civil (PNC) en las labores de vigilancia y seguridad.

La institución castrense desplazó 4 tanquetas para apoyar en las labores de seguridad y dispuso de 30 vehículos, que brindan los servicios de transporte público junto a 60 autobuses, 29 microbuses y 45 camionetas que forman parte del referido plan.

Toque de queda

El alto mando militar desmintió los rumores de que las pandillas apliquen un "toque de queda" o un estado de sitio y advirtió que, de ser verdaderos, "estamos para neutralizarlos".

El Salvador vivió hoy por tercer día consecutivo un paro al transporte de pasajeros "impuesto", según el Gobierno, por la pandilla Barrio 18, facción "Revolucionarios", mediante el asesinato de 7 chóferes, incineración de microbuses, ataques armados contra los automotores y amenazas de muerte.

Por su parte el viceministro de Transporte, Nelson García, dijo que los empresarios "no tienen excusa" para seguir con el paro labores.

"El Gobierno, a través del ejército y de la Policía Nacional Civil les ha ofrecido (a los empresarios del transporte) el acompañamiento en las unidades de transporte a partir del día de mañana", dijo el funcionario.

No obstante, no detalló si esto implica el incremento de número de soldados y policías que vigilan los autobuses y microbuses.

La comparecencia de estos funcionarios del Gobierno se da a pocas horas de que se anunció la salida del presidente, Salvador Sánchez Cerén, hacía Cuba para un "chequeo médico" de rutina y "otros asuntos".

En dicha conferencia tampoco estuvieron, como es costumbre para referirse la tema de seguridad, el portavoz Eugenio Chicas, el ministro de Seguridad, Benito Lara, y el comisionado Presidencial para asuntos de seguridad, Hato Hasbún.

El Gobierno salvadoreño señaló el martes a través del portavoz Eugenio Chicas que con el "boicot" al transporte, las pandillas buscan forzar al Ejecutivo a "algún tipo de pacto" con ellos, pero que el Gobierno "no cederá".

En 2012 y durante 15 meses, una tregua entre las pandillas, de la que el Gobierno del entonces presidente Mauricio Funes se desvinculó, permitió que el promedio diario de homicidios en El Salvador bajará de 12 a 5.

Según los datos oficiales en el primer semestre de 2015, los asesinatos en El Salvador se dispararon en un 55,7 %, en comparación con el mismo período del año anterior, y sumaron 2.865, lo que se traduce en casi 16 muertes diarias.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus