•   Jerusalén  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Vecinos de la aldea cisjordana de Duma, donde el viernes un bebé palestino fue quemado vivo en un ataque atribuido a radicales judíos y que dejó a tres familiares gravemente heridos, han formado patrullas de vigilancia para defenderse de la violencia de los colonos.

Los grupos de vigilancia, que integran voluntarios de la aldea, patrullarán Duma y sus alrededores las 24 horas del día, siete días a la semana, para impedir que se repitan ataques como el ocurrido a la familia Dawabsha, informó la agencia Maan.

En la madrugada del viernes un cóctel molotov desató un incendio que acabó con la vida del menor de año y medio, y dejó crítico a su hermano de 4 años, y a sus progenitores con heridas que superan el 60 por ciento de la superficie corporal. Pese a que los organismos de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) insistieron este fin de semana en que harán todo lo posible por impedir que se produzcan este tipo de ataques, la ANP no tiene jurisdicción sobre los israelíes que residen en Cisjordania, territorio ocupado por Israel en 1967.

Desde 2002, terroristas judíos han cometido al menos cinco ataques en los que han muerto una veintena de palestinos, si bien a diario se producen otras agresiones de menor impacto mediático que son “toleradas” por las autoridades.

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) tiene contabilizados en Cisjordania y Jerusalén Este más de 11,000 desde 2004, entre quema de olivos, palizas, incendios de viviendas, profanaciones de centros de culto, pinchazo de ruedas, y un larguísimo etcétera que las autoridades judiciales israelíes suelen pasar por alto. La probabilidad de que sus autores paguen culpas ante un Tribunal es inferior al 2 por ciento, sostiene la ONG israelí Yesh Din, sin que Israel haya ofrecido nunca una respuesta clara sobre su más que tibia actuación para frenar el rampante extremismo.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus