elnuevodiario.com.ni
  •   Beersheba, Israel  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El padre del bebé palestino que fue quemado vivo hace una semana por extremistas judíos fue enterrado ayer, después de una semana debatiéndose entre la vida y la muerte a consecuencia de las graves quemaduras sufridas en el incendio de su casa.

Saad Dawabsha murió en un hospital de la ciudad israelí de Beersheba, donde estaba siendo atendido por las quemaduras de tercer grado que sufrió en el incendio. Según el responsable de la unidad de cuidados intensivos del hospital, las posibilidades de recuperación habían sido prácticamente nulas desde el inicio.

Centenares de personas acompañaron hasta su última morada a Saad Dawabsha, cuyo cuerpo, envuelto en una bandera palestina, estuvo flanqueado por una guardia de honor de las fuerzas de seguridad palestinas.

“Es un crimen cometido por los colonos, pero con el acuerdo de las autoridades de ocupación” porque “no es posible que Israel, con todo su ejército y sus servicios de inteligencia, no tuviera ninguna información”, declaró el sábado a la AFP Anuar Dawabsha, un familiar.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, reiteró el sábado por la noche que se buscará a los culpables.

El atentado del 31 de julio en la localidad de Duma, que mató al bebé de 18 meses Alí Saad Dawabsha e hirió gravemente a su familia, desencadenó fuertes protestas entre los palestinos y las críticas de la comunidad internacional ante la incapacidad de Israel de frenar la violencia de los colonos extremistas.

La esposa de Dawabsha, Riham, de 26 años, y su hijo Ahmed, de cuatro años, se debaten entre la vida y la muerte en otro hospital israelí cerca de Tel Aviv.

De la casa de los Dawabsha solo quedaron en pie las paredes, en las que aparecen las pintadas “Venganza” y “El precio a pagar”, consignas habituales de los colonos y activistas de extrema derecha israelíes.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus