•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una plaga de insectos conocidos como "gorgojos", que se ha extendido fuertemente en Honduras a causa del cambio climático, está destruyendo los bosques de pinos en Honduras, informó el presidente Juan Orlando Hernández, quien pedirá ayuda a la comunidad internacional para combatirla.

"El problema del gorgojo ha explosionado como muy pocas veces en la historia del país", lamentó el mandatario en entrevista a la estación local HRN y añadió que, desde mayo y junio pasados el insecto ha aumentado su capacidad destructiva a causa del calor y la sequía que ha afectado a Honduras.

Cerca de 25.000 km2, el 22% del territorio hondureño, está cubierto de bosques de coníferas y, de acuerdo con el estatal Instituto de Conservación Forestal (ICF), la plaga destruye 20.000 hectáreas (unos 200 km2) por mes.

Hernández añadió que él mismo detectó, al sobrevolar zonas como Olancho (este) y La Paz (oeste) que vastas extensiones de pino están dañadas por el gorgojo, porque las plantas cambian de color de verde a amarillo y luego a café.

El presidente anunció que a más tardar el jueves viajará a Olancho para articular un plan de trabajo con autoridades de las alcaldías, organizaciones privadas y miembros de organismos cooperantes.

Explicó que entre las acciones que podrían definir está el corte de los árboles afectados y el aprovechamiento de la madera para obtener fondos que se destinen al combate de la plaga, así como a la reforestación de las zonas afectadas.

"Aquí es donde vienen todos los efectos del cambio climático, el calentamiento de la Tierra", resaltó el mandatario, quien anunció que pedirá a la comunidad internacional que "actuemos en consonancia porque Honduras es uno de los países que más efectos negativos tiene a raíz de este cambio climático".

Centroamérica sufre los impactos del fenómeno El Niño que se ha prolongado por dos años, con sequía y elevadas temperaturas en la región del Pacífico y lluvias intensas en El Caribe, que producen inundaciones.

Las lluvias que normalmente caen en Honduras entre mayo y diciembre se han atrasado este año cerca de tres meses, lo que ha provocado la pérdida de los cultivos en una decena de los 18 departamentos del país, dejando a miles de familias a expensas del gobierno y de la comunidad internacional para poder alimentarse.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus