•   Tianjin, China  |
  •  |
  •  |
  • EFE / AFP

Dos devastadoras explosiones que sacudieron la noche del miércoles la ciudad portuaria china de Tianjin, que han causado al menos 50 muertos, docenas de desaparecidos y unos 700 heridos, sumieron ayer a la urbe en unas titánicas tareas de rescate.

Aunque las causas del suceso se desconocen por el momento, las informaciones facilitadas por el Departamento de Bomberos de Tianjin apuntan a que las explosiones se produjeron después de que se declarara un incendio en el almacén de la terminal, propiedad de Tianjin Dongjiang Port Ruihai International Logistics.

A la conmoción inicial de los habitantes de esta populosa ciudad industrial situada a 150 kilómetros al sur de Pekín, se sumó ayer la indignación de muchos habitantes por desconocer qué es lo que ha ocurrido.

“No sé si el Gobierno ignoró estas cuestiones o no pensó en que era algo tan peligroso... Estamos muy decepcionados. No sabíamos que hubiera tanto riesgo y que esos productos químicos estuvieran ahí”, dice a Efe Li Wang, que prefiere dar un nombre ficticio por temor a represalias.

Como campo de batalla

Según la cuenta en Weibo del Centro Chino de Vigilancia de Sismos, la magnitud de la primera explosión equivaldría a la de tres toneladas de TNT, en tanto la segunda, a 21 toneladas de este mismo explosivo.

Herido levemente en la cabeza, Li se encontraba en su vivienda cuando le sorprendieron ayer las dos explosiones casi consecutivas, que ocurrieron poco antes de la medianoche y cuya onda expansiva llegó a sentirse hasta a diez kilómetros de distancia.

Se produjeron en una terminal de contenedores -cuyo contenido exacto aún se desconoce- situada en una zona nueva del puerto de Tianjin, el más importante del norte de China y que, debido a la creciente presencia de empresas, ha disparado en los últimos años la construcción de imponentes edificios residenciales.

Nada de ese resplandor se observaba ayer en las inmediaciones de donde ocurrió la explosión.

Con una densa nube negra aún en el cielo, ya que el fuego no se apagó hasta el mediodía de ayer, la escena se asemejaba a la de un campo de batalla, con cristales de bloques como el lujoso “Quinta Avenida” diseminados por la carretera y escombros por todas partes.

Un grupo de 217 expertos militares comprobó los niveles de gases tóxicos en el aire alrededor del lugar, y a los miembros de los equipos de rescate se les ordenó llevar vestimenta protectora, debido al persistente riesgo de emisión de químicos venenosos, informó la agencia oficial Xinhua.

Muchos cadáveres

Wen Wurui, director de la oficina de protección del medio ambiente de Tianjin, afirmó que se habían detectado químicos “venenosos y dañinos” en el aire, si bien no eran “excesivamente altos comparados con los niveles habituales”.

Este sector ha sido gravemente afectado por lo ocurrido, con doce bomberos entre los 50 fallecidos de los que hasta ahora se tiene recuento, aunque se teme que la cifra aumente.

Uno de los bomberos que participa en las tareas de rescate aseguró a Efe que, “cuando entré esta tarde (ayer) al lugar de los hechos vi muchos cadáveres y un móvil con unas 90 llamadas perdidas”.

Centenares de los heridos -más de 70 en estado crítico- eran  atendidos en el próximo Hospital Teda de Tianjin, donde afuera se dispusieron tiendas militares para asistir al excedente de pacientes. Al lugar se acercaron decenas de voluntarios con comida, bebida y mascarillas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus