•   Pekín  |
  •  |
  •  |
  • EFE

China anunció ayer que ha iniciado una investigación judicial para determinar si hubo negligencias como causa del desastre industrial de Tianjin, mientras escala la censura oficial en la red en lo que concierne a las fatales explosiones que mataron a 112 personas, mientras 95  están desaparecidas y más de 700 resultaron heridas.

En plena tempestad por su gestión sobre el devastador siniestro ocurrido el miércoles, el Gobierno del país asiático pretendió dar hoy dos golpes de efecto.

Por una parte, el Tribunal Supremo, en la práctica supeditado al Partido Comunista al no haber independencia judicial, anunció que se puso en marcha una investigación sobre lo ocurrido.

[Relacionada: Detienen por fraude a una joven que decía haber perdido a su padre en Tianjin]

“Investigaremos posibles actos ilegales, tales como abuso de poder, negligencia en las obligaciones o cualquier práctica que constituya un delito”, anunció la corte en un comunicado.

Hasta ahora, ningún miembro del Gobierno o de la compañía propietaria del almacén, Ruihai International Logistics, son considerados responsables, pero la Corte añade que “cooperará con las autoridades para reunir pruebas y asistir en futuras operaciones”.

El anuncio surge después de que medios locales se hayan hecho eco los pasados días de posibles irregularidades, como que la compañía no disponía de licencia para almacenar químicos peligrosos o que la terminal donde ocurrieron las explosiones y el incendio se hallaba más cerca de áreas residenciales de lo que permite la ley, entre otras infracciones.

Custodia policial

El director de la compañía, Zhi Feng --de quien se dijo que pudiese estar vinculado a la Alcaldía de Tianjin--, y otros empleados fueron puestos bajo custodia policial al inicio, pero se desconoce si la medida continúa.

Gao Huaiyou, subdirector de seguridad laboral de Tianjin, declaró el viernes que no se podía determinar qué almacenaban los contenedores, entre otros motivos debido a “serias contradicciones entre la documentación de la empresa y los registros de los clientes”.

Shi Luze, portavoz del comando militar de Pekín, declaró ayer que los equipos de rescate están limpiando centenares de toneladas de restos de cianuro de sodio, altamente tóxico, que quedan en el almacén destrozado.

Añadió que utilizan peróxido de hidrógeno para neutralizar la toxicidad del cianuro y que se han detectado “niveles seguros de gas perjudicial” cerca del epicentro.

Visita inesperada

En esas circunstancias se produjo el segundo gesto oficial del día: la llegada al lugar de la tragedia del primer ministro chino, Li Keqiang, después de que se criticase que ninguno de los dos líderes -ni él ni el presidente, Xi Jinping-, hubiesen visitado aún Tianjin.

Aunque aún no se confirma, se estima que las explosiones ocurrieron debido a la reacción de los químicos al contactar con el agua que los bomberos emplearon para apagar un fuego en el almacén que se había declarado previamente.

Otra incógnita es si los 20 bomberos que murieron en las explosiones, fueron informados de la peligrosidad de los químicos y de la prohibición de emplear agua para aplacar el incendio.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus