•   San Salvador  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Salvador se enfrenta a una constante espiral de violencia que se evidencia en los al menos 67 asesinatos entre el viernes y el mediodía de ayer, una situación que autoridades y analistas atribuyen a una “guerra” entre el Gobierno y las peligrosas pandillas.

La cifra más alta de estos casi cuatro días se registró el domingo con unos 28 asesinatos, 11 de ellos pandilleros muertos en enfrentamientos armados con agentes de la Policía y soldados.

A esos se suman 21 crímenes del viernes pasado, incluidos siete supuestos pandilleros asesinados a puñaladas, nueve muertes violentas el sábado, y otras nueve ayer hasta el mediodía, según datos de la Fiscalía General y la Policía Nacional Civil (PNC).

El director general de la PNC, Mauricio Landaverde, dijo ayer a la prensa local que durante el fin de semana se registraron siete enfrentamientos armados entre los cuerpos de seguridad y las pandillas.

El exmediador de una tregua entre pandillas iniciada en 2012 afirma que la “declaración de guerra” vino de parte del Gobierno.

16.6 en promedio

“El domingo fue un día duro en cuanto a eso (tiroteos), sin embargo en todo el país nuestras unidades están respondiendo al llamado de los ciudadanos”, dijo el jefe policial.

El promedio diario de muertes violentas entre el viernes pasado y el mediodía de este lunes se ubicó en 16.5 asesinatos, casi igual que el 16.2 registrado entre el 1 de enero y 11 de agosto pasado, cuando el Instituto de Medicina Legal (IML) reportó 3,603 asesinatos.

El día más violento de este año ha sido el pasado 11 de junio, cuando se registraron 40 asesinatos, seguido del 10 de agosto y el 1 de junio, con 37 y 35 crímenes, respectivamente, de acuerdo al IML.

El director del Instituto de Medicina Legal, Miguel Fortín Magaña, dijo a la prensa que el promedio diario de homicidios en lo va de agosto es superior a 25, por lo que el mes podría terminar con registro de 425 crímenes.

La cifra de asesinatos “no está bajando, está subiendo en agosto, así como en julio bajó, ahora ha vuelto a subir”, dijo el funcionario.
Diferentes sectores de la sociedad salvadoreña destacan que el Gobierno y las pandillas viven una “guerra tácita”.        

El portavoz del Gobierno salvadoreño, Eugenio Chicas, ha dicho que “grupos criminales (pandillas) han decidido declararle la guerra al Estado” y a la “población”.

Por su parte Raúl Mijango, el exmediador de una tregua entre pandillas iniciada en 2012 que llegó a reducir de 12 a 5 el promedio diario de crímenes, dijo a Acan-Efe que la “declaración de guerra” vino del Gobierno.

Lucha frontal

El último pulso entre las partes se dio a finales de julio pasado, cuando la facción Revolucionarios de la pandilla Barrio 18 “impuso” un paro al servicio de transporte por cuatro días consecutivos, en el marco de la cual fueron asesinados de siete choferes supuestamente por salir a trabajar.

No obstante, ya en el año 2008 el entonces presidente Antonio Saca dijo que el Gobierno mantenía “una lucha frontal contra las pandillas” que sostenían una “guerra” contra las autoridades.

El Salvador es asediado por las pandillas Mara Salvatrucha (MS13), Barrio 18 y otras minoritarias formadas por emigrantes centroamericanos en las calles de los Estados Unidos.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus