•   Tianjin, China  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una fuerte lluvia cayó el martes sobre los restos del parque industrial de la ciudad china de Tianjin, devastado por gigantescas explosiones, lo que hacía temer un aumento de la contaminación.

Unas 700 toneladas de cianuro altamente tóxico siguen almacenadas en el sitio de la conflagración, que causó 114 muertos.

El agua podría arrastrar y dispersar los residuos químicos en el suelo y también en el aire, cuando se evapore. Muchas sustancias desconocidas podrían además entrar en reacción.

Abren investigación   

La ciudad se disponía a celebrar una ceremonia para honrar a las víctimas, mientras que la cólera de los familiares no se apacigua.

El gobierno chino anunció la apertura de una investigación sobre un responsable de la seguridad laboral.

Familiares y vecinos del lugar del desastre desconfían de las llamadas a la tranquilidad de las autoridades, y grupos como Greenpeace exigen transparencia.

“Estoy preocupado porque no sabemos lo que hay en la lluvia”, declaró un taxista local. “Podría estar lleno de veneno”.

De los 40 puntos de control del agua, ocho mostraban niveles excesivos de cianuro el lunes, dentro de una zona acordonada.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus