•   San Salvador  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un juzgado de El Salvador ordenó este martes la detención de 167 pandilleros bajo cargos de terrorismo, por haber fraguado un boicot al transporte público a finales de julio pasado, informó la Fiscalía.

“La Fiscalía General de la República (FGR) logró por medio del Juzgado Especializado de Instrucción B de San Salvador, que se decretara orden de detención judicial en contra de 167 pandilleros que están pendientes de capturar por actos de terrorismo”, aseguró a la AFP un portavoz de la Fiscalía.

La fuente explicó que la decisión la adoptó el Juzgado en una audiencia especial en la que ordenó que a otros 28 pandilleros, presos por otros delitos como asesinato o extorsión, se les sume ahora el cargo de terrorismo.

Los pandilleros integran en su totalidad una facción de la pandilla Barrio 18 llamada “Revolucionarios”, el ala más violenta de esa agrupación.

Líderes de maras

Según un comunicado de la Fiscalía, entre estos 28 pandilleros están varios líderes de Barrio 18 recluidos en una cárcel de máxima seguridad en Zacatecoluca, 56 kilómetros al sureste de San Salvador.

De acuerdo con la FGR, esos líderes “habrían ordenado homicidios, quema de unidades del transporte colectivo, ataques a delegaciones policiales con artefactos explosivos y amenazas a transportistas” durante el boicot que se desarrolló entre el 27 y el 30 de julio pasados y que dejó un saldo de 7 conductores asesinados.

El 14 de agosto, el mismo Juzgado Especializado de Instrucción B de la capital, ordenó que otros 112 pandilleros del mismo grupo se mantuvieran en detención provisional por el mismo cargo de actos de terrorismo.

“En total son 307 pandilleros los que deben enfrentar la justicia” acusados de actos de terrorismo por el boicot al transporte, remarcó el Ministerio Público.

Más investigaciones

Los sujetos fueron capturados en distintos operativos a nivel nacional, según lo confirmó el mismo fiscal general, Luis Martínez.

El Juzgado ha concedido a la Fiscalía un plazo de seis meses para que efectúe más investigaciones y pueda recabar más pruebas en contra de los señalados, que serían juzgados con base en una Ley Especial contra Actos de Terrorismo.

Exmediador defiende diálogo con mareros

PROPUESTA • Para el excomandante guerrillero Raúl Mijango, quien en 2012 medió una tregua entre las pandillas de El Salvador, el diálogo es la clave para contener el brote de violencia que estos grupos criminales han desatado en el país.

Bien armadas y extendidas por el país centroamericano, el terror que siembran se puede detener mediante la búsqueda de un entendimiento con esas bandas, que suman 72,000 miembros, de los cuales cerca de 13,000 están encarcelados.

Mijango, un exdiputado  de 57 años, cita la reducción de los homicidios de 14 a 5 por día y el cese del reclutamiento de jóvenes como logros de la tregua que entre 2012 y 2013 pactaron las llamadas “maras” con el apoyo del gobierno y la OEA.

El exguerrillero afirmó que la situación de violencia ha colocado a El Salvador como el primer país más violento del mundo y que hoy tenemos en desarrollo dos guerras, la que data de más de 20 años entre pandillas, (...) y la nueva guerra entre el Estado y las pandillas, que en lo que va de 2015 (entre otras bajas) tiene 42 policías muertos y un poco más de 600 pandilleros muertos.

Añadió que en la medida que se incrementa la acción de persecución y de represión contra las pandillas, eso los obliga a ellos a mutar, los obliga a armarse.

“A mí me ha llegado la información de que se está hablando de crear una figura federada (entre pandillas) que no es fusión (...) a la que muchos llamarían la 503” (código de acceso internacional al país), apuntó.

Sobre la capacidad de las pandillas, dijo que estas pueden tener pequeños destacamentos, pequeñas estructuras de comando diseminadas y que aquellos que creen que esta es “una guerrita” que la pueden ganar fácil, es todo lo contrario; “puede ser muy compleja”.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus