EFE
  •   Bangkok  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las autoridades de Malasia encontraron diecinueve fosas en la selva de la frontera con Tailandia con los restos de al menos 24 personas, a las que considera víctimas de la trata de personas, informó ayer la prensa local.

El hallazgo tuvo lugar en la colina Wang Burma, cerca de donde en mayo fueron encontradas más de cien tumbas en campos clandestinos gestionados por mafias en una operación contra la trata de personas que desencadenó una crisis de refugiados en la región.

La Policía malasia cree que la malnutrición y los maltratos son la causa más probable de la muerte de estos inmigrantes, cuyos restos estaban sepultados a poca profundidad.

“Ha estado lloviendo mucho y el agua ha puesto los restos al descubierto. No sabemos cuánto tiempo han estado enterrados o si el lugar era un campo de tránsito”, dijo el presidente del Consejo Nacional de Seguridad, Shahidan Kassim, según el diario The Star.

Decenas de tumbas

Los restos fueron exhumados por un equipo de forenses de la Policía y trasladados al hospital de Alor Setar, en el estado de Kedah, en el noroeste del país.

Las autoridades creen que las víctimas son bangladeshíes yrohinyá, una minoría musulmana perseguida en Birmania (Myanmar), que intentan viajar a Malasia en busca de trabajo. Una campaña en mayo contra el tráfico de personas en el sur deTailandia, país de paso habitual utilizado por las mafias, puso al descubierto una red de campos clandestinos en la frontera con Malasia y decenas de tumbas con los restos de inmigrantes ilegales.

Semanas más tarde, las autoridades malasias encontraron a pocos metros en su lado de la frontera otras 139 tumbas y 28 campos también abandonados por los traficantes.

Aquella operación dejó a miles de inmigrantes abandonados en barcos en el golfo de Bengala hasta que pudieron desembarcar en Indonesia, Malasia o regresar a Birmania, país del que procedía la mayoría de embarcaciones.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus