•   Holot, Israel  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Israel puso en libertad el martes a centenares de clandestinos africanos en virtud de una decisión de justicia contraria a la política gubernamental, que intenta contener la llegada de los migrantes, aunque los dejó desamparados y sin tener dónde ir.

“¡No hay nada que festejar! No sabemos dónde ir, no sabemos dónde vamos a dormir esta noche”, dice Salah, un sudanés de 33 años delante del centro de retención de Holot, en el sur del país.

Los migrantes liberados --sudaneses de Darfur que huyen de la guerra y la miseria-- dejaron este centro de retención, situado en el desierto de Neguev, portando grandes maletas.

Un total de 1,178 personas deben ser puestas en libertad el martes y el miércoles, indicó a la AFP Sivan Weitzman, portavoz de la autoridad penitenciaria. Unos 750 abandonaron este martes el centro de retención.

Sin rumbo   

Pero los migrantes liberados no tienen dónde ir. Además, las autoridades les prohibieron las ciudades de Tel Aviv (oeste) y Eilat (sur) --que albergan ya a numerosos clandestinos africanos-- para impedir una concentración de migrantes demasiado elevada y posibles tensiones con la población.

En virtud de un decreto del 11 de agosto de la Corte Suprema, Israel fue obligado a liberar en un plazo de dos semanas a clandestinos detenidos desde hace más de un año en el centro. La Corte invalidó además una disposición que permite retener sin juicio, hasta 20 meses, a clandestinos.

Se trata de la tercera decisión judicial en dos años contraria a la política de los sucesivos gobiernos de derecha de Benjamin Netanyahu, que intenta limitar la llegada de migrantes.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus