•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El “período especial”, la más grave crisis económica vivida por los cubanos, cumplió este sábado 25 años, sin que se haya anunciado su término y en un momento en que el acercamiento con Estados Unidos levanta esperanzas de que las penurias sean finalmente asunto del pasado.

A muchos cubanos todavía se les caen las lágrimas al recordar los apagones de 16 horas diarias, las calles vacías, fábricas paralizadas con sus empleados en casa percibiendo solo el 60% del magro salario, resurgimiento de la prostitución, bistec de cáscara de toronjas y otros recursos contra el hambre.

Súbitamente dejaron de llegar a la isla los barcos soviéticos abarrotados de petróleo, cereales, leche en polvo, medicinas, materias primas y piezas industriales. El producto interno bruto cubano cayó 38% y Cuba, que enfrentaba un embargo económico estadounidense desde 1962, se paralizó.

En esos días comenzaron a reducirse los alimentos subsidiados de la libreta, proceso que continúa hasta ahora, y los anticastristas en Miami auguraban un inminente colapso del gobierno comunista.

Severas restricciones

El 29 de agosto de 1990 la prensa cubana publicó una nota del Gobierno anunciando severas restricciones en el consumo de combustible y otros productos esenciales, así como la paralización de inversiones.

Siete meses antes Fidel Castro había explicado a los cubanos qué significaba un “período especial en tiempo de paz”.

“Que los problemas fueran tan serios en el orden económico por las relaciones con los países de Europa Oriental o pudieran por determinados factores o procesos en la Unión Soviética, ser tan graves, que nuestro país tuviera que enfrentar una situación de abastecimiento sumamente difícil”, declaró el 20 de enero de 1990 en un congreso sindical en el teatro Karl Marx de La Habana.

“Téngase en cuenta que todo el combustible llega de la URSS”, añadió Castro, quien iniciaría en 1993 una tímida reforma económica --con apertura al turismo y la inversión extranjera y la legalización del dólar, la moneda del enemigo-- para enfrentar la crisis.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus