•   Ciudad de México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un expolicía se convirtió en el segundo detenido por el homicidio de un fotoperiodista y cuatro mujeres en México, un crimen que según las revelaciones fue ejecutado de forma profesional y despiadada, y que sigue suscitando reclamos internacionales de justicia.

La fiscalía de la capital mexicana informó de la aprehensión de Abraham Torres Tranquilino, un expolicía de 24 años que había sido sentenciado por torturas, por su relación con el múltiple crimen en que fueron ultimados el reportero gráfico Rubén Espinosa y la activista social Nadia Vera.

México es uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo, con más de 80 reporteros asesinados y 17 desaparecidos desde 2000.

Por este caso, las autoridades detuvieron el 4 de agosto a Daniel Pacheco Gutiérrez, otro exconvicto que estuvo en prisión por violación.
Espinosa y Vera se habían refugiado en Ciudad de México tras recibir amenazas de muerte en Veracruz, una región del este mexicano en donde 12 periodistas han sido asesinados desde 2010.

Piden justicia

Un mes después del múltiple homicidio, centenares de periodistas, escritores y artistas -entre ellos el cineasta ganador del Oscar Alfonso Cuarón y el escritor británico de origen indio Salman Rushdie- publicaron este lunes una carta en que por segunda vez piden justicia y celeridad en las investigaciones al presidente Enrique Peña Nieto.

“Cuando se ataca a un periodista se atenta contra el derecho a la información de la sociedad entera”, indica la misiva publicada por el diario El Universal, cuya primera página estaba envuelta por una hoja en negro con la leyenda “No nos callarán”.

México es uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo con más de 80 reporteros asesinados y 17 desaparecidos desde 2000 según Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Crimen bien pensado

Además de Espinosa y Vera, fueron asesinadas Mile Virginia Martín (colombiana, 31 años) y Yesenia Quiroz (19 años), ambas modelos, así como Alejandra Negrete (40 años), empleada doméstica.

Ahora se sabe que los agresores sabían manejar perfectamente la pistola 9 mm con silenciador que dispararon a corta distancia contra la cabeza de las víctimas, aseguró a la AFP Karla Micheel, integrante de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos que representa a la familia de Vera.

El arma está “limpia, sin antecedentes” de haber sido usada en otro crimen y fue cargada con balas cuyos cartuchos percutidos no se pueden rastrear, añadió.

Aunque uno de los detenidos fue localizado por una huella digital hallada en una de las habitaciones, “al momento de someter a las víctimas y amagarlas (los asesinos) no dejaron huellas en la cinta” con la que los maniataron, precisó Micheel.

En su declaración, Pacheco, quien se dijo inocente, admitió haber ido al departamento el día del crimen para tener relaciones sexuales con Yesenia Quiroz, a quien dijo haberle pagado 1,800 pesos (poco más de 100 dólares).

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus