•   Santiago de Chile, Chile  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Iglesia Católica chilena negó el miércoles haber encubierto al sacerdote Fernando Karadima, condenado por el Vaticano por abuso sexual a menores, en respuesta a la difusión de cartas que comprobarían que se tomaron medidas para ocultar sus acciones.

Karadima, un reconocido formador de obispos, fue denunciado por abuso sexual por cinco hombres que, cuando eran adolescentes, concurrían asiduamente a la parroquia que él dirigida en un exclusivo barrio del este de Santiago.

La justicia chilena cerró sin sanción la causa en su contra en 2010, alegando la prescripción de los delitos, pero el Vaticano declaró culpable a Karadima de abuso sexual contra menores y lo condenó a "retirarse a una vida de oración y penitencia".

El Arzobispado de Santiago señaló en una misiva que "quiere reafirmar su compromiso esencial con las víctimas y la verdad. La verdad es que ninguno de los antecedentes aportados por los demandantes es prueba de encubrimiento de los abusos sexuales de Karadima".

Esta comunicación ocurre en respuesta a la publicación en un medio local de una serie de cartas en las que se afirma que el exarzobispo de Santiago, Francisco Javier Errázuriz, entrega "instrucciones de cómo encubrir y cómo tapar los distintos ángulos del caso a medida que iba avanzando", relató el abogado querellante Juan Pablo Hermosilla al medio electrónico The Clinic.

Tras el fin del proceso penal, las víctimas instauraron una demanda civil donde piden indemnización a la Iglesia, que es la que hoy sigue adelante.

El caso de Karadima remeció a la Iglesia chilena, que pidió perdón en abril de 2011 por las acusaciones de pederastia sobre una veintena de sacerdotes.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus