•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La familia de un joven negro de Baltimore que murió en abril pasado a consecuencia de las graves heridas que sufrió estando bajo custodia policial recibirá una indemnización de 6,4 millones de dólares, publicó hoy el diario "The Washington Post".

La muerte de Freddie Gray, de 25 años, reabrió la fractura racial de Estados Unidos con protestas, saqueos y disturbios que provocaron la declaración del estado de emergencia en Baltimore, así como el despliegue de la Guardia Nacional, la instauración del toque de queda y centenares de detenciones.

Según adelantó el citado diario, funcionarios de la ciudad de Baltimore anunciarán hoy oficialmente el acuerdo para compensar con 6,4 millones de dólares por la vía civil a la familia de Gray, que murió tras pasar una semana en estado de coma derivado de una lesión de columna sufrida durante su arresto.

Seis agentes del cuerpo de Policía local -tres negros y tres blancos- están acusados de la muerte de Gray.

El cargo más grave, asesinato en segundo grado, fue presentado contra el agente afroamericano Caesar Goodson, quien conducía la furgoneta policial en la que fue trasladado Gray.

Gray podría haber sido sometido a la práctica conocida como el "paseo del cowboy", en la que los detenidos son trasladados sin cinturón de seguridad en la celda metálica del vehículo entre frenazos y giros bruscos para que resulten golpeados.

El acuerdo con la familia llega después de que un juez determinara la semana pasada que los seis policías acusados de detener y causar las heridas morales a Gray responderán por separado ante la Justicia.

Esta semana el juez Barry Williams, encargado del caso, tendrá que decidir si los juicios a los agentes, que se han declarado no culpables, se celebrarán fuera o dentro de la ciudad de Baltimore.

La indemnización concedida a la familia de Gray es mayor que la compensación de 5,9 millones de dólares que recibieron los familiares del afroamericano Eric Garner, que murió en julio del año pasado cuando un policía de Nueva York le practicó una llave de estrangulamiento no autorizada.

Los casos de Garner y Gray no son los únicos recientes de muertes de afroamericanos a manos de policías.

Michael Brown en Ferguson (Misuri) y Tamir E. Rice, de solo 12 años, en Cleveland (Ohio), también murieron en esas circunstancias.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus