elnuevodiario.com.ni
  •   Berlín, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

A la salida de un centro de acogida de refugiados, Ramadan Salah esgrime con orgullo su teléfono celular y el selfie que se tomó con la canciller alemana Angela Merkel y afirma sonriente: “Es como una madre para nosotros”.

Albergado en ese refugio del barrio de Spandau en Berlín, este kurdo de Siria que huye de la guerra no duda en declarar su afecto por la dirigente alemana que se volvió en las últimas semanas ferviente defensora de recibir a los sirios en una Unión Europea ampliamente reticente a acoger inmigrantes.

“Ayudó a tantos refugiados (...) era un sueño para mí sacarme una foto con la señora Merkel, y ahora es una realidad”, proclama este hombre de 35 años que espera obtener el estatuto de refugiado para hacer venir a sus hijos, que se quedaron en su patria devastada.

“Espero que ‘Mamá Merkel’, si Dios quiere, ayude todavía más a los sirios, a los refugiados”, dice, y confiesa que “puso en las manos” de la canciller una carta para agradecerle.

Agradecidos

Esta pasión por la dirigente conservadora en particular y Alemania en general se escucha en muchos labios de inmigrantes que atravesaron por mar, ferrocarril y a pie las fronteras, a veces arriesgando su vida para llegar a Alemania.

Fotos de los refugiados con imágenes de Merkel colgadas del cuello caminando a través de Hungría, han dado la vuelta al mundo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus