•   Maracaibo, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El gobernador del estado del Zulia, Francisco Arias Cárdenas, afirmó que la medida de cierre de la frontera en esta región era “la única vía” que le quedaba a las autoridades venezolanas para combatir el problema del paramilitarismo y el contrabando hacia Colombia.

La primera autoridad del Zulia, estado que comparte más de 600 kilómetros de frontera con Colombia, aseguró en una entrevista con  Efe que el Gobierno está “absolutamente convencido de que esta puede ser una vía, o la única vía que nos quedaba para tratar con profundidad los problemas”.

“A nosotros nos parece que es una medida fuerte pero necesaria, que obliga, como en el dominó, a barajar las cartas y cambiar las cosas”, dice el gobernador, que apunta a la necesidad de “refundar la frontera”.

Sobre este territorio rico en petróleo, el presidente de Venezuela ordenó el cierre fronterizo en un tramo de 200 kilómetros lineales del límite norte con Colombia, una extensión en la cual se había vuelto muy difícil el control de los pasos ilegales usados por los contrabandistas y también por narcotraficantes.

“Tenemos un solo paso establecido que es Paraguachón, el único legal, pero por cualquier trocha que se metan hacia Colombia pasan libremente”, explica el gobernador y señala que en este territorio no se podría hablar de un número de trochas sino de una sola de 200 kilómetros de amplitud.

Las autoridades estiman que hacia Colombia se desvía un 40 % de los alimentos y productos subsidiados a bajísimo costo por el Gobierno venezolano y al menos 200,000 barriles diarios de petróleo, que en el país caribeño son vendidos a precios simbólicos y luego revendidos por los contrabandistas al valor internacional.

US$11 mil millones

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró ayer que el ahorro de combustible tras el cierre fronterizo ordenado en esos tres municipios del país podría suponer casi US$11,000 millones anuales.

“Con el cierre (...)  Venezuela se está ahorrando 29,959.000 litros de gasolina que se iba ilegalmente, todavía se están yendo unos cuantos por las trochas y por los caminos”, sostuvo Maduro.

“Esto anualmente pudiera estar significando 10,928 millones de dólares (...) es un negoción que arma bandas, mafias que llegan hasta lo más alto, de lo más alto (...) está dando más que la droga”, agregó.

La gran diferencia de precios entre el combustible en Venezuela, con la gasolina más barata del mundo, y Colombia, así como la porosa frontera de 2,219 kilómetros que comparten hace muy atractiva la opción del contrabando.

El jefe del Ejecutivo venezolano anunció el 19 de agosto el cierre de los pasos fronterizos hacia Colombia en seis municipios del occidental estado Táchira tras, según el Ejecutivo, el ataque de paramilitares colombianos a una patrulla militar y un civil.

Dos días después decretó el estado de excepción en la misma zona y el 28 de ese mes amplió su aplicación a cuatro municipios más de esta entidad alegando una lucha contra el hampa, el contrabando y el paramilitarismo.

El lunes estás medidas también se anunciaron para tres municipios del norteño estado Zulia y ayer Maduro reveló que estudia su aplicación en cuatro zonas más, que no especificó.

La decisión de Maduro de cerrar estos pasos fronterizos ha generado malestar en Colombia. Para tratar de buscar una solución a la problemática fronteriza la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, y su homóloga colombiana, María Ángela Holguín, se reunirán hoy en Ecuador para tratar de cerrar una fecha para una reunión de los presidentes de ambas naciones para buscar una solución a la crisis fronteriza.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus