elnuevodiario.com.ni
  •   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, rechazó este miércoles que la crisis fronteriza con Venezuela se resuelva con más cierres de pasos limítrofes y reiteró su disposición a reunirse con su par de ese país, Nicolás Maduro, para encontrar "soluciones concretas".

"No es ampliando los cierres como se acerca la posibilidad de una solución a los temas que aquejan nuestra frontera", dijo el mandatario horas después de que Maduro anunciara un nueva restricción al tránsito de personas y mercancías, esta vez en la parte sur de la línea divisoria binacional.

"Se requiere un diálogo respetuoso, franco y sincero, basado en hechos y realidades", agregó el jefe de Estado desde la Casa de Nariño (sede presidencial).

Santos insistió en que está "dispuesto" a encontrarse con Maduro para alcanzar "soluciones concretas", y dijo que este martes habló con el presidente de Ecuador, Rafael Correa, para que continúe facilitando la cita.

"Todos queremos pasar pronto esta página", apuntó Santos, flanqueado por la canciller María Ángela Holguín, tras afirmar que para "combatir con éxito el contrabando y las bandas criminales" se requiere un trabajo conjunto, puesto que la problemática fronteriza es "responsabilidad de los dos".

Te interesa: Celac quiere reunir a Santos y Maduro

La tensión bilateral estalló el 19 de agosto, cuando Caracas ordenó cerrar parte de la frontera tras un ataque a militares venezolanos atribuido a "paramilitares colombianos".

Las diferencias se agudizaron con el llamado a consultas de los respectivos embajadores y un nuevo cierre en la frontera norte. Este fin de semana, la tensión escaló tras denuncias de Bogotá de una violación venezolana a su espacio aéreo en tres ocasiones, aunque Caracas las negó.

Colombia y Venezuela comparten una irregular frontera de 2,219 km, en la que ambos denuncian operaciones de contrabando de combustible y otros productos altamente subsidiados por el gobierno venezolano.

Los cierres fronterizos afectaron el tránsito en los puestos migratorios colombianos de los departamentos de Norte de Santander, La Guajira y Arauca.

Los puntos de control fluvial en el extremo sur de la frontera binacional, el de Puerto Carreño (departamento de Vichada) y el de Inírida (departamento de Guainía), permanecen abiertos, según datos proporcionados a la AFP por la cancillería colombiana.

Unos 20,000 colombianos han resultado damnificados por la situación, según la ONU: 1,532 deportados por Norte de Santander, La Guajira y Arauca, y 18,377 retornados por miedo a ser expulsados, de acuerdo con su más reciente balance divulgado este miércoles.

La ONU mostró igualmente preocupación por la situación humanitaria de personas que "estarían entrando por cruces informales y no estarían siendo incluidas en el registro".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus