•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El magnate Donald Trump, el precandidato republicano mejor posicionado en las encuestas, se reencontró este miércoles por la noche en un debate con sus rivales partidarios, a cinco meses de que inicien las primarias con miras a los comicios de Estados Unidos de 2016.

Los once aspirantes republicanos mejor posicionados iniciaron el debate en la Biblioteca Ronald Reagan de Simi Valley, California (oeste ) transmitido en directo por la cadena CNN y cnn.com en Estados Unidos y CNN Internacional en el extranjero..

Otros cuatro precandidatos, peor posicionados en los sondeos, se midieron en un debate previo dos horas antes en el que discutieron de temas que iban de la inmigración y el supuesto peligro que representaba Irán al presidente ruso Vladimir Putin y ...el propio Donald Trump.

"Paremos de tratar a Donald Trump como si él fuese republicano", lanzó Bobby Jindal, gobernador de Luisiana y que tiene menos de 1% de las intenciones de voto.

En agosto, la cadena Fox batió todos los récords de audiencia con el primer debate republicano, con 24 millones de telespectadores, en parte debido al efecto Trump ante la expectativa que genera su figura.

Esta vez, pese a la solemnidad del escenario donde se desarrollará el debate, CNN pretende incitar a los candidatos a chocar unos con otros.

Fox, en cambio, había optado por controlar el debate formulando duras preguntas a los candidatos.

Los 11 participantes del debate principal son: Donald Trump, Ben Carson, el ex gobernador de Jeb Bush, el senador de Texas Ted Cruz, el gobernador de Wisconsin Scott Walker, el senador de Florida Marco Rubio, la ex titular de Hewlett-Packard Carly Fiorina, el ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee, el gobernador de Ohio John Kasich, el senador de Kentucky Rand Paul, y el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie.

Los cuatro aspirantes republicanos del debate secundario son: el ex senador de Pensilvania Rick Santorum, el gobernador de Luisiana Bobby Jindal, el ex gobernador de Nueva York George Pataki, y el senador de Carolina del Sur Lindsey Graham.

"Este será como un debate en la Knesset (parlamento israelí)", había bromeado previamente el animador radial Hugh Hewitt, uno de los moderadores junto con dos periodistas de CNN.

El factor Trump

"Nuestro objetivo es que sea casi enteramente un debate interactivo entre los candidatos", dijo Dana Bash, de CNN.

El factor Trump ha logrado subir los ánimos entre los aspirantes republicanos, en la medida que no ha ahorrado epítetos para criticar a sus rivales.

El magnate no se ha privado de criticar el físico de Carly Fiorina, la ex presidenta de Hewlett-Packard, o mofarse de sus rivales y reírse de sus malos desempeños en las encuestas.

"Haré que todos en este país sepan que él es un falso conservador", dijo a el martes a CNN el senador y precandidato Rand Paul.

Trump ha reivindicado en el pasado la etiqueta demócrata, fundamentalmente en una entrevista de 2004 que ha sido explotada por sus rivales, y en la que afirma que "la economía anda mejor con los demócratas que con los republicanos".

Su discurso, en particular contra la inmigración, fue criticado por el vicepresidente Joe Biden, que contempla la posibilidad de lanzarse a la liza presidencial.

Ante a un grupo de hispanos estadounidenses, Biden criticó a Trump, quien había descrito a los inmigrantes mexicanos como violadores.

"Ese tipo denigró completamente a un grupo entero de personas, apelando a los instintos más bajos de la naturaleza humana, trabajando en esta noción de xenofobia de una forma cómo no se hacía desde hace mucho tiempo. Desde el partido 'Know Nothing'," dijo Biden, al aludir a un partido anticlerical y antiinmigrante fundado en la década de 1850.

Ben Carson, una sorpresa

Las miradas también están puestas sobre Ben Carson, también un novato en la política, que se ubica segundo en los sondeos y en algunas de ellos aparece pisando los talones a Trump.

Las maneras de ambos hombres no podrían ser más distintas.

Carson, un neurocirujano negro -cuya vida fue personificada por Cuba Gooding en el filme "Gifted Hands: The Ben Carson Story"- jamás alza la voz y permanentemente invoca su fe.

Él también se vio mezclado en una disputa con Trump, tras haber puesto públicamente en duda sus convicciones religiosas.

El magnate retrucó diciendo que Carson no ha sido más que un médico común y corriente, cuando en realidad ha sido uno de los neurocirujanos más renombrados del mundo, fundamentalmente por sus operaciones de separación de siameses.

Pero, preocupado por detener la escalada, Ben Carson se disculpó en una entrevista con el diario The Wall Street Journal.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus