•   Röszke, Hungría  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre lanzamientos de piedras y gases lacrimógenos, decenas de migrantes bloqueados en Serbia forzaron ayer una parte de la alambrada tras haberse enfrentado con la policía húngara, el primer incidente de este tipo desde que Budapest cerró esta frontera.

Por otro lado, varios centenares de migrantes entraron en Croacia desde Serbia, esperando encontrar una nueva ruta hacia Europa occidental.
Los agentes antidisturbios húngaros se vieron desbordados por los migrantes al caer la tarde, cuando consiguieron arrancar una parte de la alambrada.

Las fuerzas del orden recularon unos 50 metros ante los migrantes, constataron periodistas de AFP.

BAN INDIGNADO

Según el gobierno húngaro, 20 policías resultaron heridos en estos choques, en los que los efectivos respondieron a los lanzamientos de piedras con granadas de gases lacrimógenos y cañones de agua.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, criticó el trato que Hungría está dispensando a los inmigrantes, que consideró “inaceptable”, y pidió que se respete la dignidad humana.

“Me resultó chocante ver cómo eran tratados estos refugiados y migrantes. Es inaceptable”, dijo Ban en una conferencia de prensa en respuesta a una pregunta sobre enfrentamientos entre policías y migrantes en las fronteras húngaras.

Ban subrayó que “son personas que huyen de la guerra y la persecución” y que la respuesta debía ser una de “liderazgo compasivo”.

“No es un crimen cruzar una frontera”, sostuvo el jefe de la agencia para los refugiados de la ONU, Antonio Guterres, quien también advirtió de que algunas medidas implementadas por Hungría violaron las leyes internacionales.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus