•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Frente a la Basílica de la Inmaculada Concepción en Washington obreros instalaban este jueves una plataforma, y adentro el ebanista peruano Carlos Hernández daba los últimos toques al altar ante el que el papa Francisco oficiará una misa en menos de una semana.

Las obras están "convirtiendo el pórtico de la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en su propia pequeña basílica", dijo a periodistas el cardenal Donald Wuerl, arzobispo de Washington.

"No puedo pensar en un mejor lugar para dar la bienvenida a nuestro santo padre", añadió el prelado tras guiar un recorrido por las instalaciones, en el noreste de la capital estadounidense y lejos de los símbolos políticos como la Casa Blanca y el Congreso.

Desde ahí, y al aire libre, el sumo pontífice oficiará el 23 de septiembre una misa para canonizar a Junípero Serra, el misionero franciscano español que introdujo el cristianismo en California, en el siglo XVIII.

Con el mayor templo católico de Norteamérica a sus espaldas, un inmenso edificio de estilo románico bizantino, el papa argentino oficiará en español frente a más 25.000 fieles, incluyendo un millar de seminaristas y novicias de todo Estados Unidos, en su primer viaje a Estados Unidos.

  • Las campanas de la Basílica anunciarán el arribo del papa a la base Andrews el 22 de septiembre.

Francisco se reunirá al día siguiente con el presidente Barack Obama y dará un discurso en el Congreso, antes de seguir su gira en Nueva York y en Filadelfia hasta el 27.

Wuerl, que también participó en el recibimiento hace siete años del antecesor de Francisco, Benedicto XVI, rápidamente acotó que "esto es totalmente diferente".

"Hay una sensación en el aire de que todo es nuevo" y un "abrumador deseo" de miles de personas de escuchar hablar de cerca al papa, señaló el cardenal frente a la Basílica, ubicada en el campus de la Universidad Católica, y que ya exhibe rejas y barricadas anticipando a la multitud de la próxima semana.

Dentro del templo, Carlos Hernández, un carpintero peruano que emigró hace 16 años a Estados Unidos, se dedicaba a terminar el altar que usará Francisco en la ceremonia.

Hernández, de 57 años, lleva casi dos meses junto con otros cinco artesanos construyendo la especial pieza de mobiliario, incluyendo la silla donde se sentará Francisco, una experiencia que no duda en llamar "fantástica".

Hecho de forma totalmente artesanal con madera y pintura para imitar mármol, el altar estará coronado, cuando esté listo el lunes, con un tope de granito, y llegará a pesar más de media tonelada.

¿Su valor? "Incalculable", respondió Hernández.

"Sabiendo para quién es y quién va a estar ahí, no tiene precio", agregó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus