•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, afirmó ayer que la Santa Sede es contraria al embargo impuesto hace 50 años por Estados Unidos a Cuba porque “causa angustia y sufrimiento” y que su levantamiento traería una mayor apertura.

“Es bien conocida la posición de la Santa Sede sobre este asunto del embargo, tiene una posición, digamos, contraria. El embargo, este tipo de sanciones, causa angustia y sufrimiento en la población que, digamos, los padece”, aseguró Parolin en una entrevista con el Centro Televisivo Vaticano.

“La Santa Sede (...), a nivel de Naciones Unidas y de la Asamblea General, siempre ha apoyado las propuestas que piden una revocación del embargo en Cuba”, agregó.

La visita del papa Francisco a Cuba y EE.UU. se produce después de la mediación del Vaticano para lograr el deshielo entre los dos países.

A juicio de Parolin, “es de esperar (...) que una medida de este tipo pueda traer consigo una mayor apertura desde el punto de vista de la libertad y los derechos humanos, e influir en estos aspectos fundamentales para la vida de la población”.

LA GIRA

El papa Francisco realizará el 19 de septiembre su décimo viaje internacional, que le llevará a Cuba y Estados Unidos durante nueve días.

En Cuba permanecerá desde el 19 hasta el 22 de septiembre, fecha en la que se trasladará a Estados Unidos, donde se quedará hasta que el 27 de septiembre emprenda viaje de regreso a Roma.

La visita del papa Francisco a Cuba y Estados Unidos se produce después de la mediación de la Santa Sede para lograr el deshielo entre los dos países, que condujo al anuncio, el pasado 17 de diciembre, de la reanudación de sus relaciones.

El pasado 16 de septiembre, el presidente de EE.UU., Barack Obama, urgió a los empresarios del país a presionar al Congreso para levantar el embargo a Cuba, al destacar las “significativas oportunidades económicas” del proceso de normalización de las relaciones bilaterales.

26 DISCURSOS

El viaje que iniciará este sábado el papa Francisco a Cuba y Estados Unidos será una ocasión para tender puentes entre el país comunista y la superpotencia capitalista.

El pontífice argentino, de 78 años, tiene previsto un programa muy denso con 26 discursos (8 en Cuba y 18 en los Estados Unidos), cuatro de ellos en inglés.

Entre las etapas clave de su gira hay una ceremonia en la Plaza de la Revolución de La Habana, 17 años después de la visita de Juan Pablo II y tres de la de Benedicto XVI.

Francisco hablará en el Congreso de Estados Unidos en Washington (la primera vez para un Papa) y se dirigirá a 170 representantes y jefes de Estado del mundo reunidos en la Asamblea General de Naciones Unidas, en Nueva York.

El Papa cerrará su viaje estadounidense con una misa en el Benjamin Franklin Parkway de Filadelfia, en un encuentro mundial de familias católicas.

AMIGO DE CUBA

En Cuba, donde estará desde el sábado hasta el martes, visitará La Habana, Holguín y Santiago. El pontífice argentino está considerado un amigo del país, gracias a su papel en las conversaciones que llevaron al deshielo entre el régimen comunista cubano y Estados Unidos.

Tanto el régimen como la Iglesia local han elogiado su contribución a la normalización de relaciones entre ambos países.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus