•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El papa Francisco mantuvo ayer un encuentro con el expresidente de Cuba Fidel Castro, a quien visitó en su domicilio de La Habana y con quien habló de “temas de la problemática mundial”, entre ellas sobre el medioambiente, según anunció el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi.

El encuentro se produjo tras la misa que el pontífice ofició en la Plaza de la Revolución de La Habana, duró unos cuarenta minutos y se produjo en un ambiente “muy familiar e informal”, según Lombardi.

Te interesa: Papa Francisco en Cuba

Francisco visitó al líder cubano acompañado del nuncio apostólico, Giorgio Lingua, en un encuentro donde también estuvieron la esposa, hijos y nietos de Fidel Castro, en total unas diez personas.

Fidel Castro aprovechó para preguntar a Francisco sobre “grandes cuestiones sobre el mundo de hoy” que preocupan e interesan al expresidente cubano, dijo el portavoz vaticano.

Obsequios

Además de charlar, Francisco y Fidel Castro intercambiaron varios regalos.

En concreto, el pontífice le obsequió dos libros de Alessandro Pronzato, experto en catequesis y en la Biblia y divulgador teológico, uno de ellos titulado “Evangelios molestos” y otro sobre la relación entre humor y religión.

También le regaló ejemplares de la exhortación apostólica “Evangelii Gaudium” y su famosa encíclica sobre temas medioambientales “Laudato si”.

El expresidente cubano por su parte obsequió al Papa el libro “Fidel y la religión”, la entrevista que el teólogo brasileño Frei Betto le hizo a Fidel Castro en 1985, con la dedicatoria: “Para el papa Francisco en ocasión de su fraternal visita a Cuba. Con admiración y respeto del pueblo cubano”.

Fidel Castro, de 89 años y retirado del poder desde 2006 por una enfermedad, también mantuvo un encuentro con el papa Benedicto XVI cuando visitó Cuba en 2012, si bien en aquella ocasión el expresidente y varios familiares suyos se desplazaron a la Nunciatura para ver al Pontífice.

Misa en la plaza

Ni el sueño, ni el cansancio, ni el intenso calor que apretó en La Habana desde primeras horas del día evitó que una multitud de miles de personas escuchara en riguroso silencio, con atención y con visible emoción algunos, la misa que el papa Francisco ofició ayer en la emblemática Plaza de la Revolución.

Personas de todas las edades y procedencias --desde otras provincias de Cuba hasta Puerto Rico, México o Florida-- se congregaron en el lugar, donde Francisco, flanqueado por la efigie del guerrillero Ernesto Che Guevara, argentino como él, y el prócer independentista cubano José Martí, ofreció su primera misa en la isla.

Francisco instó a los cubanos a servir “a las personas” y no a las “ideas”.

Por su parte, la disidencia interna cubana denunció ayer decenas de detenciones y arrestos domiciliarios de opositores desde la llegada del papa Francisco a Cuba.

La líder del movimiento disidente “Damas de Blanco”, Berta Soler, dijo a Efe que fue detenida temporalmente el sábado, cuando llegó el pontífice, y ayer domingo, cuando se disponía junto a 22 integrantes de su grupo y su marido, el expreso político Ángel Moya, a asistir a la misa papal.

Mensaje a Colombia: no puede haber otro fracaso

El papa Francisco declaró ayer domingo en La Habana, sede de las negociaciones de paz para Colombia, que no puede haber “otro fracaso” en el camino de la paz y la reconciliación en ese país, que vive un conflicto armado interno desde hace medio siglo.

“Por favor, no tenemos derecho a permitirnos otro fracaso más en este camino de paz y reconciliación”, dijo el Papa argentino al dirigir su pensamiento “a la querida tierra de Colombia”, en la lectura del Ángelus tras la misa campal en la Plaza de la Revolución de La Habana.

  • Francisco continuó su mensaje, en alusión a las negociaciones entre el gobierno de Colombia y la guerrilla comunista de las FARC.

“En este momento me siento en el deber de dirigir mi pensamiento a la querida tierra de Colombia, consciente de la importancia crucial del momento presente, en el que, con esfuerzo renovado y movidos por la esperanza, sus hijos están buscando construir una sociedad en paz”.

Las negociaciones de paz de La Habana, iniciadas en noviembre de 2012, buscan poner fin a un conflicto armado que ha dejado en medio siglo 220,000 muertos y seis millones de desplazados, según cifras oficiales.

El comandante Pastor Alape, uno de los negociadores de la guerrilla en La Habana y quien seguía las actividades del Papa en la televisión cubana, dijo que el llamado de Francisco fortalece la decisión de las FARC de alcanzar la paz.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus