•   Naciones Unidas  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, lanzó el domingo una nueva coalición para enfrentar al Estado Islámico en Siria, al tiempo que se apresta a sostener una reunión con su par estadounidenses Barack Obama en la ONU.

La jugada diplomática pone de manifiesto la velocidad con que Rusia ha tomado la iniciativa en Siria, mientras el secretario estadounidense de Estado, John Kerry, se reunió con su contraparte rusa, Sergei Lavrov.

Putin y Obama pronunciarán sendos discursos el lunes ante la Asamblea General de la ONU, en Nueva York, y tendrán un encuentro privado en momentos de elevado dramatismo.

Pero aún cunado las piezas diplomáticas van encajando, los hechos en el terreno van cambiando, como revela el anuncio iraquí de que compartirá inteligencia con Rusia, Irán y Siria.

Estados Unidos ha construido su propia coalición, fundamentalmente con estados occidentales y países árabes sunitas par enfrentar al Estado Islámico en Irak y Siria, pero claramente Rusia ha adoptado un camino diferente.

Washington ha insistido en que el presidente sirio Bashar al Asad salga de escena, pero la alianza hilvanada por Moscú con países chiítas buscan en cambio fortalecer al gobierno de Damasco.

Las potencias occidentales afirman que el ejército de Asad es responsable por la gran mayoría de las 240.000 muertes en una guerra que se extiende por cuatro años, aunque Putin dijo que hay apenas "un ejército convencional y legítimo" en Siria.

"Hemos propuesto cooperación con los países de la región. Estamos tratando de establecer algún tipo de marco de cooperación", dijo Putin en una entrevista con la cadena CBS.

"Daremos la bienvenida a una plataforma común para acciones colectivas contra los terroristas", expresó.

Putin añadió que era necesario trabajar con Asad para derrotar la amenaza de los yihadistas, y se burló de la iniciativa de 500 millones de dólares adoptada por Estados Unidos para entrenar combatientes sirios contra el EI.

"Apenas 4 o 5 de ellos en realidad cargan armas. El resto de ellos desertó con armas estadounidenses para sumarse al EU", dijo.

El Pentágono confirmó que algunos de los combatientes entrenados por Estados Unidos entregaron sus equipos al EI.

Para Washington y sus aliados, Asad comenzó la guerra civil que dio a los yihadistas espacio para crecer, y sigue imposibilitando un acuerdo político.

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Samantha Power, dijo a la red ABC News que Asad ha bombardeado y usado armas químicas contra su propio pueblo y que "no hemos visto un dictador como él en mucho tiempo".

"Pero pongamos todo eso de lado. El otro desafío es que (Asad) tampoco ha sido muy efectivo en el enfrentamiento al EI. De hecho, la presencia de Asad ha atraído terroristas extranjeros", aseguró Power.

- Baño de sangre -

Washington y sus aliados se niegan a asentar tropas en Siria, a pesar del extraordinario caos después de cuatro años de baño de sangre. Pero Rusia está aumentando su presencia.

Moscú ya posee un poderoso equipo militar en una base área en territorio controlado por el gobierno sirio, con aviones y tanques, y ahora pasará a trabajar más próximo al vecino Irak.

Saad al Hadithi, vocero del primer ministro iraquí Haider al Abadi, dijo a la AFP que funcionarios de Rusia, Irán, Siria e Irak trabajarán juntos en Bagdad.

"Es un comité de coordinación entre los cuatro países, con representantes de cada uno, en el campo de inteligencia militar", dijo.

Irak seguirá trabajando con la coalición encabezada por Estados Unidos, pero la presencia de Rusia en la capital iraquí manda una señal demasiado fuerte para ser ignorada.

Obama y Kerry esperan utilizar la Asamblea General de la ONU esta semana para fortalecer la decisión de su propia coalición y aumentar la presión en la lucha contra los yihadistas.

Obama se referirá a la crisis en su discurso y participará de una cumbre paralela sobre violencia extremista, al tiempo que Kerry buscará ampliar el soporte a la campaña contra el EI.

Sin embargo, los ojos del mundo están concentrados en la reunión entre Obama y Putin, quien sugirió recientemente que el apoyo de Washington a rebeldes sunitas "moderados" en Sitia era ilegal y el origen de más violencia.

En tanto, Hassan Rouhani, presidente de la cuarta rama de la coalición anti-IS de Putin, dijo que Teherán estaba listo para discutir un "plan de acción" sobre el futuro de Siria.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus