•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de Estados Unidos consideró este miércoles que la estrategia de Rusia en Siria, con ataques aéreos, tiene todos los elementos para inflamar todavía más el sangriento conflicto que se arrastra por cuatro años.

Los ataques aéreos rusos equivalen a "arrojar gasolina a las llamas", dijo el secretario estadounidense de Defensa, Ashton Carter, durante una conferencia de prensa en el Pentágono.

De acuerdo con Carter, el problema fundamental con la estrategia de Moscú es que no contempla la salida de escena del presidente sirio Bashar al Asad, y sugirió que las informaciones disponibles hasta el momento indicaban que el grupo yihadista Estado Islámico no habría sido afectado por los ataques.

"Quiero ser cuidadoso sin confirmar información, pero parece que se trata de áreas donde probablemente no hay fuerzas del Estado Islámico, y ese es precisamente uno de los problemas con esta estrategia", expresó el jefe del Pentágono.

Para Carter, es "equivocado tomar este tipo de acción en apoyo de Al Asad", y por esa razón añadió que "la estrategia de Rusia está condenada al fracaso".

Necesidad de discusión urgente

En Nueva York, el secretario estadounidense de Estado, John Kerry, mantuvo una reunión con su homólogo ruso, Sergei Lavrov, en la que los dos países acordaron realizar "tan pronto como sea posible" una reunión para coordinar operaciones militares en Siria.

"Hemos acordado en la necesidad imperiosa de tener tan pronto como sea posible, quizá ya mañana (jueves), una discusión entre militares" para descomprimir la situación en Siria, dijo Kerry en una conferencia de prensa conjunta con Lavrov.

De acuerdo con el jefe de la diplomacia estadounidense, los dos gobiernos acompañarán de cerca la evolución de la situación "porque también estamos de acuerdo en que es necesario hallar una solución e impedir una escalada de cualquier tipo, intensificada por fuerzas que están más allá de nuestro control".

Al promediar la jornada, Kerry había dicho ante el Consejo de Seguridad de la ONU que Washington no se opone a que otros países ataquen posiciones del EI en Siria, si se confirma que efectivamente se trata de ese grupo radical.

"Si las recientes acciones de Rusia y aquéllas en curso ahora reflejan un genuino compromiso para derrotar a esa organización, entonces estamos preparados para dar la bienvenida a esos esfuerzos", dijo Kerry.

Sin embargo, el jefe de la diplomacia estadounidense advirtió: "No debemos confundirnos ni confundiremos nuestra lucha contra el EI apoyando a Asad", señaló.

"Más aún, tenemos que dejar en claro que tendríamos también graves preocupaciones si Rusia ataca áreas donde EI o grupos cercanos a Al Qaida no están operando", precisó Kerry, para añadir que ataques de ese tipo "cuestionarían las intenciones reales de luchar contra EI o proteger al régimen de Asad".

Ataque a opositores

Por su parte, el vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo en la jornada que es "demasiado prematuro decir cuáles eran los objetivos (de los ataques rusos) y cuáles objetivos fueron realmente afectados".

Khaled Khoja, líder del principal grupo opositor sirio, aseguró en Nueva York que los ataques rusos no tenían como objetivo posiciones del EI sino opositores a Al Asad, y aseguró que un operativo al norte de Homs dejó un saldo de 36 civiles muertos.

Los ataques rusos en territorio sirio claramente tomaron a Washington por sorpresa, y dejaron a Estados Unidos ante la necesidad urgente de recuperar la iniciativa, tanto militar como diplomática.

Kerry se aprestaba a reunirse con Lavrov cuando un oficial ruso llamó por teléfono a la embajada estadounidense en Bagdad.

El mensaje no podía ser más claro: cazas rusos se preparan para realizar ataques en territorio sirio, por favor quítense del camino.

Kerry rápidamente protestó ante Lavrov pero los ataques ya estaban en marcha, con potencial para alterar el equilibrio de poder en Siria en favor de Al Asad, de forma que Washington se vio ante la necesidad de reaccionar ante un hecho consumado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus