•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La aviación rusa efectuó ayer sus primeros ataques en Siria, a pedido del presidente Bashar al Asad, contra objetivos del grupo yihadista Estado Islámico, indicó Moscú, pero Francia puso en tela de juicio estas afirmaciones.

Así, el canciller francés Laurent Fabius denunció el miércoles en la ONU que los ataques aéreos rusos en Siria podrían no haber apuntado contra el Estado Islámico, exigiendo garantías de los objetivos reales de Moscú.

Por su parte, la Casa Blanca dijo que es “demasiado pronto” para decir cuáles fueron los blancos de los ataques aéreos rusos en Siria, y qué resultó efectivamente bombardeado.

Poco antes, una fuente del Pentágono había dicho que los ataques rusos en Siria estuvieron dirigidos contra fuerzas de la oposición y no contra el grupo Estado Islámico.

La nueva estrategia de Rusia en Siria es contraproducente y está “condenada al fracaso”, dijo el secretario estadounidense de Defensa, Ashton Carter.

La participación de Moscú tiene todo para inflamar todavía más el sangriento conflicto que ya se arrastra por cuatro años con saldo de más de 240,000 muertos, advirtió Carter.

Además, en esta jornada, el jefe de la oposición siria en el exilio, Jaled Joja, dijo que en los ataques rusos contra Homs murieron 36 personas, “inocentes que combatían al extremismo”, sentenció.

“Los rusos eligieron estas regiones porque son en las que el régimen de Bashar (Al Asad) sufrió derrotas”, explicó a la AFP el politólogo libanés Zyad Majed.

EE.UU. CON RESERVAS   

El Estado Islámico no podrá ser vencido en Siria si Asad permanece en el poder, declaró por su parte el secretario de Estado norteamericano John Kerry en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Durante una reunión presidida por su homólogo ruso Serguei Lavrov, Kerry declaró además que Estados Unidos estaba dispuesto a aprobar los ataques rusos en Siria si son “realmente” contra el Estado Islámico.

Horas antes, los aviones rusos habían golpeado “con precisión blancos en tierra de los terroristas del grupo Estado Islámico en Siria”, según el general Igor Konashenkov, portavoz del Ministerio de Defensa.

Concretamente se destruyeron “equipamientos militares”, “depósitos de armas y municiones” y herramientas de comunicación del grupo yihadista, que el año pasado proclamó un “califato” en los territorios bajo su control en Irak y Siria.

La campaña iniciada este miércoles es la primera intervención militar de Rusia lejos de sus fronteras desde la invasión soviética de Afganistán en 1979, concluida una década más tarde con un sonado fracaso.

Putin confirmó igualmente que el dispositivo se limita a atacar por aire, y descartó, al menos por el momento, el despliegue de tropas terrestres rusas en Siria.

El lunes pasado en la ONU, en su primer discurso ante la Asamblea General en diez años, Putin llamó a la formación de una “amplia coalición antiterrorista” contra el EI, que incluya al régimen sirio y a Irán, otro aliado de Damasco.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus