•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Un juez distrital de Richmond, en el estado de Virginia (este de Estados Unidos) anuló este jueves la suspensión temporaria de la ejecución del salvadoreño Alfredo Prieto, cuya última esperanza es ahora un gesto del gobernador a último minuto.

En un documento de 13 páginas, el juez Henry Hudson, descartó un cuestionamiento presentado por los abogados de Prieto a la composición química de la inyección letal a ser usada, removiendo así uno de los últimos obstáculos al cumplimiento de la sentencia.

Hudson pasó varias horas este jueves reunido con representantes de la fiscalía de Virginia y con los abogados de Prieto.

La última esperanza de Prieto es un gesto del gobernador Terry McAuliffe, a quien los abogados del salvadoreño pidieron que intervenga por irregularidades en el almacenamiento de una de las drogas a ser utilizadas en la inyección letal.

El salvadoreño, condenado por dos asesinados en 1988, debía ser ejecutado este jueves, aunque en la noche del miércoles un juez de la localidad de Alexandria, Virginia, determinó la suspensión temporaria de la sentencia hasta que los cuestionamientos a las drogas utilizadas sean aclarados.

Para los abogados de Prieto, la inclusión de la droga pentobarbital, fabricada por un laboratorio no conocido, en la inyección letal representa para el condenado el "riesgo extraordinario" de sufrir una ejecución "dolorosa y cruel", y que por ello la sentencia fue postergada.

El pentobarbital, alegaron los letrados, proviene en este caso de un laboratorio farmacéutico desconocido y no ha recibido autorización por parte del ente regulador estadounidense.

El sistema judicial de Estados Unidos ya ejecutó a 21 personas este año, aunque los estados de la unión federal que mantienen la pena capital encuentran cada vez más dificultades para conseguir las drogas utilizadas en la inyección letal.

Laboratorios europeos han vetado la venta de pentobarbital a Estados Unidos para su uso en ejecuciones, y los sistemas carcelarios se han visto forzados a buscar fuentes alternativas para conseguir la droga.

El miércoles, la gobernadora del estado de Oklahoma, Mary Fallin, firmó a último minuto la suspensión por 37 días de la ejecución de un condenado a muerte, Richard Glossip, alegando precisamente problemas con las drogas utilizadas.

"Se han presentado cuestionamientos de último minuto sobre el protocolo de ejecuciones de Oklahoma y los químicos utilizados en la inyección letal", expresó la gobernadora en una nota oficial.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus