•   Los Ángeles, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un tiroteo ocurrido ayer en el centro de estudios superiores Umpqua Community College, de Roseburg, en el estado de Oregon (EE.UU.), dejó al menos 10 muertos y más de 20 heridos, en un suceso en el que el sospechoso, un joven de 20 años, murió tras enfrentarse con la Policía.

El sospechoso murió tras abrir fuego contra las autoridades, informó John Hanlin, sheriff de Douglas County, en una conferencia de prensa.
Más de 100 detectives y agentes de Policía se encontraban ayer en el lugar de los hechos, agregó Hanlin.

La gobernadora de Oregon, Kate Brown, añadió posteriormente que se trataba de un joven de 20 años.

“Aún es pronto para conocer todos los hechos, pero los efectos de un suceso como este serán duraderos”, apuntó Brown.

Se desconocen las causas que motivaron el ataque, pero testigos afirman que antes de disparar, el sujeto preguntaba qué religión profesaban.

El número de fallecidos fue confirmado por la fiscal general de Oregon, Ellen Rosenblum, en declaraciones a la cadena MSNBC.

EN DIFERENTES SITIOS

Otras 20 personas han resultado heridas, entre ellas una mujer que fue disparada en el pecho, indicó Chris Boice, jefe de la policía de Douglas County.

Según las autoridades, los heridos se encontraban en diferentes clases del campus.

“Llegamos y encontramos múltiples pacientes en múltiples aulas. Las autoridades se encuentran en el lugar de los hechos y el tirador ha sido neutralizado”, afirmó Ray Shoufler, del departamento de bomberos de Douglas County.

Las fuerzas de seguridad respondieron a las primeras llamadas de emergencia en torno a las 10:38 hora local (19:38 GMT).

El sospechoso, del que hasta ayer no se había facilitado identidad alguna, fue tiroteado tras enfrentarse a la Policía, indicó Hanlin.

Posteriormente, se rastreó la zona en busca de otros posibles sospechosos, algo que, por el momento, se ha descartado.

“FUE ATERRADOR”

Lacey Gregory, estudiante del centro, comentó a la cadena de televisión local KOIN que estaba en la biblioteca en el momento en que tuvo lugar el tiroteo y que la Policía evacuó a los estudiantes a una zona segura.

“Fue realmente aterrador. Tuvimos que llevarnos las manos sobre la cabeza mientras salíamos de allí uno a uno. Permanecimos allí de pie y rezábamos a Dios para salir vivos”, afirmó Gregory.

Fuentes del canal CNN aseguran que el sospechoso podría haber compartido en las redes sociales sus planes de llevar a cabo el tiroteo.

La estudiante Kortney Moore reveló al diario local “The News-Review” que se hallaba en una de las clases donde se produjo el tiroteo y que vio cómo el tirador exigía a los alumnos que se pusieran de pie e indicaran qué religión profesaban antes de abrir fuego.

Obama: masacres se han convertido en rutina

MOLESTIA• El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, denunció ayer que EE.UU. ha convertido “en una rutina” las masacres por violencia armada e insistió en que “ningún país avanzado” asiste regularmente a episodios como el ocurrido en Oregon.

“De alguna manera, esto se ha convertido en una rutina, las informaciones son rutinas, mis reacciones aquí en este podio son una rutina, y lo es la conversación posterior”, afirmó en una dura e irónica declaración ante la prensa desde la Casa Blanca.

Obama subrayó que las oraciones por las víctimas “no son suficientes” y es necesario abordar el problema lo antes posible desde un punto de vista político para atajar la violencia armada en el país.

“Esto es una decisión política que estamos haciendo. Permitir que esto ocurra cada pocos meses en Estados Unidos. Nosotros colectivamente somos responsables ante esas familias que pierden a sus seres queridos por nuestra inacción”, reiteró el mandatario, en algunos momentos con visible irritación.

Obama ironizó que habrá quien, tras sus declaraciones lo acuse de “politizar” la tragedia, pero aseveró que eso es justamente lo que el país necesita y recordó que para tomar medidas sobre el asunto hace falta el apoyo del Congreso.

Por eso, pidió a los estadounidenses que presionen para lograr que el Legislativo impulse políticas efectivas para frenar la violencia armada, como hicieron otros países como Australia o Reino Unido, naciones que utilizó de ejemplo.        

“No sabemos aún por qué (el autor del tiroteo) lo hizo, pero es justo decir que cualquiera que hace algo así tiene una enfermedad mental, sin importar cuáles son sus motivaciones”, indicó.

“No somos, prosiguió, el único país en el mundo que tiene problemas mentales, pero sí el único país avanzado que ve tiroteos como este cada pocos meses y no tiene leyes para controlar la tenencia de armas”.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus