Douglas Marín
  •   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La novela “Los Últimos Días”, del escritor Juan Ramón Rojas, retrata en el joven Julio Herrera la participación de costarricenses en la revolución sandinista, un tema que al autor considera poco explorado en la ficción.

La historia de ficción, que se combina con hechos históricos sociales y políticos, está ambientada entre los años 1978 y 1982 en una San José de discusiones ideológicas e intelectuales y una Nicaragua en plena lucha revolucionaria.

Julio Herrera es un joven estudiante de psicología de la Universidad de Costa Rica, de origen campesino y de una familia que emigró del campo a San José, lo cual fue un fenómeno que se dio mucho en los años 60 y 70, cuenta el autor costarricense a Acan-Efe.

“Poco a poco va evolucionando y tomando conciencia de lo que pasa en Nicaragua y se incorpora a un grupo extremista de izquierda, radical, para viajar a pelear a Nicaragua y cumple su objetivo”, explicó el escritor Rojas. El joven estudiante de una fuerte convicción revolucionaria, experimenta dudas existenciales y se enfrenta al reto de dejar atrás a su novia y a su familia conservadora, con el fin de involucrarse en la revolución sandinista contra la dictadura de los Somoza.

Sin embargo, un accidente en combate le impide al joven seguir luchando y debe regresar a San José, donde presencia por televisión el triunfo de la revolución.

En la novela, escrita en primera persona, pero que según el autor no es un testimonio, se relatan sucesos violentos y hechos históricos ocurridos en la época como la entrada de las tropas sandinistas a Managua y otros acontecimientos posteriores a ello; además de documentos como cartas de Somoza.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus