•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El exfuncionario guatemalteco Juan Carlos Monzón, quien permaneció prófugo de la justicia cinco meses luego de ser acusado de ser uno de los líderes de la red de corrupción “La Línea”, que causó la renuncia del presidente Otto Pérez Molina, compareció ayer ante el juez Miguel Ángel Gálvez.

Monzón se entregó de forma voluntaria el lunes ante la judicatura y se esperaba que brinde pormenores de esta trama de corrupción, que también le costó en mayo pasado el puesto a la vicepresidenta Roxana Baldetti, de la que fue su secretario privado.

El Juzgado B de Mayor Riesgo dio inicio a la audiencia a las 9:25 hora local, casi una hora después de lo anunciado.

En sus primeras declaraciones ante el juez, el exfuncionario, acompañado de su abogado Francisco García Gudiel, dijo tener 47 años, casado desde hace 16 años y padre de dos hijos.

Monzón agregó que es un administrador de empresas y que por casi tres años fue secretario privado de la Vicepresidencia.

Enseguida, uno de los fiscales del caso “La Línea”, José Morales, inició, como lo hizo en anteriores audiencias, a describir la investigación que realizó el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y a presentar las escuchas telefónicas que le involucran en la trama.

El MP ha presentado hasta ahora una veintena de escuchas en la que los integrantes de la organización hablan sobre el reparto de los sobornos.

En una de ellas, de fecha 22 de octubre de 2014, Mynor Pineda y Julio Aldana dicen que le entregaron a Monzón 2,3 millones de quetzales (más de 298.700 dólares).

Acusado de cohecho

Las interceptaciones telefónicas de la Fiscalía buscan demostrar la participación del exsecretario privado de Baldetti en la defraudación por 28,5 millones de quetzales (3,7 millones de dólares) al Estado.

Monzón, según las pesquisas, era uno de los operadores de la estructura y es señalado de los delitos de cohecho pasivo, caso especial de defraudación aduanera y asociación ilícita.

La red, que fue desmantelada el 16 de abril pasado, le costó los cargos a Pérez Molina, quien salió el pasado 3 de septiembre, y a su vicepresidenta, Roxana Baldetti, quien dejó el alto puesto el 8 de mayo último.

Ambos están en prisión preventiva a la espera de que el MP concluya en diciembre próximo las investigaciones en su contra y a partir de la cual el juez deberá decidir si los envía o no a juicio.

Medidas de seguridad a favor de Mendoza

Un juez de Guatemala dictó ayer medida de prisión provisional a Juan Carlos Monzón, exsecretario privado de la exvicepresidenta Roxana Baldetti, acusado de ser miembro de la red corrupción aduanera que le costó la Presidencia a Otto Pérez Molina (2012-2015).

El juez Miguel Ángel Gálvez, titular del Juzgado B de Mayor Riesgo, ordenó la prisión provisional para garantizar la vida de Monzón, al concluir este lunes la audiencia de primera declaración del exfuncionario, que se entregó a la Justicia este mismo día tras permanecer prófugo más de cinco meses.

“Este órgano jurisdiccional considera prudente decretar medidas de seguridad a favor de Juan Carlos Monzón y la de su familia”, dijo el juez, y añadió que la decisión también se debe porque falta por capturar a otros 15 integrantes de la red de corrupción.

A Pavoncito

La cárcel de Pavoncito, a unos 22 kilómetros al sureste de la ciudad, es el sitio de reclusión de Monzón, a quien la Policía Nacional Civil (PNC) y el Sistema Penitenciario deben dar seguridad, dijo el juez, que también pidió a las autoridades resguardar a la familia del exfuncionario de la Vicepresidencia.

Gálvez anunció que hoy martes, dará su resolución sobre el futuro jurídico de Monzón, es decir, si lo liga a proceso, si le dicta una medida sustitutiva o le da prisión preventiva.
Monzón declaró ayer en el juzgado que está dispuesto a decir la verdad en el caso “La Línea”, pero pidió protección para él y su familia.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus