•   Pyongyang, Coreal del Norte  |
  •  |
  •  |
  • AFP

En las plazas de Pyongyang suenan las fanfarrias, los niños agitan banderines y mujeres vestidas con trajes tradicionales repiten una coreografía, para preparar las fastuosas celebraciones del 70º aniversario del partido único, previstas el sábado.

La atracción principal de las celebraciones será el gran desfile militar en la plaza Kim Il-Sung, que incluirá tanques y misiles.

La fiesta está destinada a homenajear al Partido de los Trabajadores en el 70º aniversario de su fundación. La familia Kim, considerada como la única dinastía comunista del mundo, gobierna el país desde hace tres generaciones de la mano de la formación de inspiración marxista-leninista.

En las calles, afiches gigantes con la cifra "10/10" y montajes florales recuerdan la fecha de nacimiento del partido.

Las fiestas se proyectan como las más fastuosas desde la asunción del poder de Kim Jong-Un, tras la muerte de su padre, Kim Jong-Il, en 2011.

El joven líder saludará a la multitud desde un balcón que da a la plaza bautizada en honor a su abuelo, tal y como lo hizo en el último desfile de gran envergadura, en 2013, cuando una gran parada militar conmemoró los 60 años del final de la Guerra del Corea (1950-53).

Kim Jong-Un debería estar acompañado en la tribuna del alto dignatario chino Liu Yunshan, cuyo país es el aliado tradicional de Corea del Norte.

El funcionario será uno de los pocos extranjeros que acudan al desfile, ilustrando el aislamiento extremo que sufre el país dentro de la comunidad internacional.

- Fiesta nacional -

Estos grandilocuentes desfiles son ocasiones excepcionales en las que Corea del Norte abre sus puertas a la prensa extranjera, aunque con limitaciones de movimientos.

A nivel interno, la fiesta tiene el objetivo de mostrar el orgullo nacional y fervor patriótico que apuntalan la autoridad del líder supremo.

De cara al mundo, es una forma de mostrar fortaleza y también su displicencia con respecto a las presiones internacionales contra su programa nuclear.

Según imágenes satelitales de la Universidad John Hopkins del 6 de octubre, en el este de Pyongyang, en una reproducción de la plaza Kim Il-Sung, unos 700 camiones y 200 blindados ensayan para el desfile.

La importancia que se le da a los preparativos se percibe desde la llegada al aeropuerto internacional de Pyongyang.

Las banderas rojas inundan las calles y en los estandartes el emblema nacional ondea en el asta, mientras un contingente de obreros arregla los arcenes y repasa las líneas del trazado.

Algunos expertos piensan que Corea del Norte aprovechará la oportunidad para lanzar un satélite el sábado y que algunas semanas más tarde efectuará un cuarto ensayo nuclear.

Sin embargo, los analistas y los servicios de información de Corea del Sur estiman que un lanzamiento inminente es poco probable.

Las resoluciones de la ONU prohíben a Pyongyang desarrollar cualquier tipo de tecnología para lanzar misiles balísticos, pero su programa espacial es considerado como una tapadera para probar misiles intercontinentales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus