•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las acusaciones de EE.UU. de presunto lavado de dinero ligado al narcotráfico contra el presidente del Grupo Continental, el reconocido político y empresario Jaime Rosenthal, un hijo y un sobrino suyos, repercutirá en la economía y política de Honduras.

Según el Departamento del Tesoro de EE.UU., Rosenthal (79 años), su hijo Yani y su sobrino Yankel, “proveen servicios de lavado de dinero y otros para apoyar actividades de tráfico internacional de narcóticos de múltiples traficantes de drogas centroamericanos y de sus organizaciones criminales”.

Un día antes de la denuncia del Departamento del Tesoro, Yankel Rosenthal, sobrino del presidente del Grupo Continental, fue detenido en Miami, donde se le acusó por “lavado de dinero negro relacionado con el narcotráfico”.

La nación del norte también anunció que “todos los activos” de los Rosenthal “y de las entidades que están bajo la jurisdicción de Estados Unidos o que están en control de personas estadounidenses están congelados”.

Prohibiciones

Además, las “personas estadounidenses tienen generalmente prohibido realizar transacciones con ellos”, subraya la acusación contra los Rosenthal y el Grupo Continental.

El señalamiento arrastra a varias empresas del Grupo Continental, que “es la compañía madre de un conglomerado de negocios en Honduras involucrados en actividades bancarias, servicios financieros, bienes raíces, agricultura, turismo, y medios de comunicación”, añade la denuncia, que ha causado conmoción en el país centroamericano.

La familia Rosenthal Hidalgo, falsamente acusada de lavado de activos y otros delitos, informa al pueblo hondureño que honraremos todos los compromisos adquiridos”. Jaime Rosenthal, presidente del Grupo Continental.

Los más afectados serían más de 11,000 empleados directos que, según Yani Rosenthal, quien fue ministro de la Presidencia (2006-2009) durante el gobierno de Manuel Zelaya, tienen las empresas del Grupo Continental, más otra cifra mayor de empleos indirectos, en un país con dos millones de personas sin trabajo.

La denuncia contra los Rosenthal y su Grupo Continental también ha encendido las alarmas entre quienes tienen depósitos y cuentas en el Banco Continental, aunque sus clientes no son muchos, porque la institución trabaja más con las empresas de la familia, según explicó Yani.

Yankel Rosenthal, uno de los acusados.Podrían vender

Ante la alarma por el escándalo que sacude a los Rosenthal, familia de origen judío rumano y una de las más acaudaladas del país, el propio presidente del Grupo Continental dijo un día después de la acusación en su contra que, para honrar sus compromisos, están dispuestos a vender sus activos.

“La familia Rosenthal Hidalgo, falsamente acusada de lavado de activos y otros delitos informa al pueblo hondureño que honraremos todos los compromisos adquiridos ya sea préstamos, depósitos o  cualquier otra obligación que podamos tener con clientes, amigos, empleados o bancos que nos han otorgado crédito”, dijo Jaime.

Jaime Rosenthal Oliva, ex precandidato presidencial, ex vicepresidente de Honduras (1986-1989) y asesor de varios gobiernos que ha encabezado el actualmente opositor Partido Liberal, también ha sido conocido en su país por su alto poder político y económico desde hace muchos años.

Las acusaciones en contra de los tres miembros de la familia Rosenthal y otra persona más cercana a sus empresas, han surgido después de que las autoridades de Honduras han entregado desde 2014 en extradición a EE.UU. a alrededor de una decena de presuntos narcotraficantes que reclamaban las autoridades de ese país.

(Los Rosenthal) proveen servicios de lavado de dinero y otros para apoyar actividades de tráfico internacional de narcóticos de múltiples traficantes de drogas centroame-ricanos”. Informe del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Otros narcotraficantes de una familia Rivera Maradiaga, conocidos en Honduras como Los Cachiros, que hicieron negocios con empresas del Grupo Continental, incluyendo préstamos, en el pasado reciente, decidieron entregarse a las autoridades de Estados Unidos.

Relación incómoda

Pese a los múltiples negocios en ganadería, agricultura, incluso un zoológico, entre otros, la familia Rosenthal asegura que no sabía que la familia Rivera Maradiaga lideraba la banda narcotraficante de Los Cachiros, según le declararon en junio pasado a investigadores de Insight Crime (Crimen Organizado en las Américas).

Los Cachiros, quienes se entregaron en enero de este año en EE.UU., no pagaban en efectivo, sino con cheques, y el Banco Continental “era un intermediario para los contratos entre las empresas de los Maradiaga Rivera y los financiadores”, según lo afirmado por los Rosenthal a Insight Crime.

Entre los financiadores “se encontraban contratos del Gobierno, aunque no se limitaba a estos” (a las empresas de los Rivera  Maradiaga ), añade la información.

¿Quién sigue?

La familia Rosenthal rechazó las acusaciones del Departamento del Tesoro y expresó en un comunicado que demostrarán “en el juicio correspondiente” que son “inocentes de todo” lo que se les acusa porque “son falsas”. Además, ya tienen un abogado en Estados Unidos.

Sean falsas o no las acusaciones contra los Rosenthal, lo que sí es cierto, es que el narcotráfico desde hace varias décadas comenzó a infiltrarse en algunos sectores políticos, incluso financiando campañas de precandidatos a cargos de elección popular, según denuncias en la prensa local y otros sectores.

Pero hasta ahora no se había profundizado en el tema y las autoridades, en un país donde la corrupción y la impunidad son de vieja data, no han investigado, pese a advertencias de varios sectores en el sentido de que Honduras puede estar caminando a convertirse en un narco Estado.

¿Quién sigue después de los Rosenthal?, eso quizá los únicos en saberlo son Estados Unidos, que esta semana han dicho que la acusación contra los Rosenthal es “un claro mensaje de que nadie está por encima de la ley”.

  • 11 mil empleados tienen las empresas del Grupo Continental, de Honduras.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus